Leonoticias

Las familias de ‘Los tres de Lombillo’ les realizan un homenaje en el 80 aniversario de su asesinato

  • Juan García, Enrique Vidal y Tomás Parragués fueron abatidos por los disparos de un comando de somatenes el 24 de septiembre de 1936

Las localidades ponferradinas de Lombillo de los Barrios y Villar de los Barrios rendirán este sábado un homenaje a tres vecinos de la zona represaliados por el régimen franquista, en el día en que se cumplirán 80 años de la desaparición de Juan García Carballo, Tomás Parragués y Enrique Vidal Oviedo, conocidos como ‘Los tres de Lombillo’.

El acto central del homenaje, organizado por los familiares de los desaparecidos, consistirá en la colocación, a las 12.45 horas, de una placa con los nombres y la fecha de ejecución de ‘los tres de Lombillo’ sobre la cuneta de la carretera que une la localidad con Villar de los Barrios, en el lugar donde se presume que pueden descansar los restos de los tres represaliados.

Antes, a las 11.30 horas, un acto público que se celebrará en la Casa de la Cultura de Lombillo, contará con varias intervenciones en recuerdo de los tres desaparecidos. Los actos concluirán con una misa en la iglesia del Cristo de Villar de los Barrios. Los familiares confiaron que los actos sirvan para “hacerles algo de justicia”.

'Los tres de Lombillo’

La noche del 22 al 23 de septiembre de 1936, un comando de somatenes detuvo a ‘los tres de Lombillo’ en la localidad ponferradina de Lombillo de los Barrios y los trasladó a una casa, convertida en calabozo, requisada a un militante de izquierdas en Villar de los Barrios.

Juan García Carballo tenía entonces 39 años y era natural y vecino de Lombillo. Estaba casado y tenía seis hijos de entre uno y trece años. Según explicaron los organizadores del homenaje, las autoridades golpistas lo represaliaron por “ser una persona leída e instruir a las personas analfabetas”. La existencia de algún enfrentamiento con un vecino por un tema particular y la afinidad de García Carballo con la República son otros de los posibles motivos.

Por su parte,Tomás Parragués tenía 65 años y era inmigrante en Argentina. Esa situación, en la que no aparece en los registros, provoca que no haya parte de defunción aunque se sabe que vino a heredar unas propiedades familiares. Por último, Enrique Vidal contaba 47 años en el momento de su desaparición y era natural de la localidad de Las Médulas, en el municipio de Carucedo. Estaba casado y tenía dos hijas. El hecho de ser católico no lo salvó de ser represaliado mientras ejercía como maestro nacional de primaria en Lombillo. Entre sus alumnos se cuenta el académico Valentín García Yebra.

El 24 de septiembre de 1936, sobre las seis de la tarde, las autoridades del régimen los sacaron a los tres, esposados, de la casa donde estaban prisioneros. Al llegar a la altura de la iglesia del Cristo, en Villar de los Barrios, los somatenistas les dispararon y los enterraron en una gran viña que limita con la iglesia, propiedad del entonces juez de paz de la villa y concejal del ayuntamiento de Salas de los Barrios, afín al gobierno golpista.

Los intentos de exhumación

Por este motivo, la finca permaneció cerrada a las investigaciones de las familias hasta 1993, cuando el terreno cambió de propietario. Ese mismo año, se realizaron las primeras prospecciones en el terreno aunque no lograron encontrar ningún indicio. En 2004 y ya con la ayuda de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), los familiares realizaron un nuevo intento para exhumar los restos de sus antepasados.

Los expertos de la asociación dirigieron las excavaciones hacia las cunetas de un antiguo camino, situado en la orilla de la finca y que hace tiempo se convirtió en una carretera ensanchada a mayor altura. En esa zona es donde los familiares creen que podrían encontrarse los cuerpos de García Carballo y de Vidal, aunque reconocen que “sería una gran obra, muy costosa, y que no garantizaría encontrarles”, explicó Faustino Blanco, coordinador de todo el proceso.