Leonoticias

Satse exige más personal y que se mejore organización asistencial en la residencia de Ponferrada afectada por el brote de gastroenteritis

  • Critica la «falta de planificación» por parte de la dirección del centro y aseguran que las enfermeras alertaron de que la situación «revestía gravedad» y que «tomara medidas»

El Sindicato de Enfermería (Satse) de León exige que mejore la organización asistencial de la residencia de personas mayores de Flores del Sil en Ponferrada y que el número de profesionales de enfermería sea el necesario para garantizar una mejor asistencia a los residentes, todos ellos grandes dependientes y afectados de pluripatologías.

Desde el Satse se critica la «desorganización» y la «falta de planificación» por parte de la dirección del centro, donde, según aseguran, «no hay protocolos ante situaciones como la vivida con el brote de gastroenteritis». Asimismo resalta el hecho de que el director de la residencia «concediera vacaciones el viernes 2 de septiembre al único de los dos médicos del centro -el segundo había renunciado a su puesto- cuando ya se habían detectados casos de gastroenteritis entre los residentes» y «dejando la residencia sin médico».

Al mismo tiempo, el Sindicato de Enfermería critica que el responsable del centro «hiciera caso omiso a las enfermeras que le alertaron de que la situación revestía gravedad y de que tomara medidas», lo que consideran que «supone que hubiera un caos organizativo que nada ayuda en estas situaciones».

Para el Satse, la ratio de enfermeras con que cuenta el centro «no es acorde a las necesidades asistenciales diarias que tienen las personas residentes», y denuncia la «falta de dotación extraordinaria para adecuar las necesidades de personal a situaciones críticas como ésta, en las que una cuarta parte de los usuarios se ve afectada por un problema grave de salud».

«Esta residencia, que cuenta con 200 residentes que son grandes dependientes porque sufren pluripatologías, dispone de 13 enfermeras, para cubrir las 24 horas, los 365 días del año y cuando falta el médico, toda la responsabilidad de abordar las distintas situaciones que se produzcan recae en las enfermeras del centro», subrayan en un comunicado. Aseguran que «las enfermeras trabajando por turno están sobrecargadas de trabajo, lo que dificulta la asistencia óptima a los residentes».