Leonoticias

Educación ultima un «plan específico» para el colegio La Puebla de Ponferrada y su entorno educativo

  • El plan de actuación está dirigido específicamente a los alumnos del centro y también a su entorno con la finalidad de que mejoren su rendimiento académico

La directora general de Innovación y Equidad Educativa, Pilar González, explicó este martes que la Consejería de Educación está diseñando, «conjuntamente con el equipo directivo del centro, el claustro de profesores, los servicios sociales de Ponferrada, el Ayuntamiento, los Centros de Acción Social y con otras entidades culturales», un «plan de actuación específico» para el colegio La Puebla de Ponferrada y su entorno educativo, que cuenta con solo 25 alumnos matriculados, todos de etnia gitana. «Estará dirigido específicamente a los alumnos del centro, pero también al entorno, porque en muchas ocasiones estos centros tienen un estigma que hace necesario trabajar sobre el resto de centros que lo rodean», señaló.

El objetivo de este plan, según expuso, es «propiciar una repuesta mucho más innovadora a estos alumnos con la finalidad de que mejoren su rendimiento escolar». «A veces se ha caído en que estos alumnos tienen un techo y que no pueden aprender más, pero el profesorado de este centro tiene el empeño para, a través de la ayuda que se va a decidir, mejorar ese rendimiento escolar de todos los alumnos», completó, apuntando también la necesidad de que «haya relaciones más fluidas con otros alumnos que después van a hacer actividades extraescolares a ese centro y están escolarizados en el entorno».

Según detalló, en el pasado este centro tenía escolarizados a alumnos gitanos y de etnia no gitana «que se han ido yendo poco a poco». Por ello, precisan ponerse a trabajar «para que el entorno entienda que este es un centro ordinario, cuyos los alumnos tienen unas necesidades determinadas pero que en muchas ocasiones son las mismas que tienen otros alumnos».

Por su parte, el consejero de Educación, Fernando Rey, expuso en la presentación del nuevo curso escolar que su equipo adoptará «medidas para limitar la formación de centros de este tipo, que están en las antípodas de una formación inclusiva». Según comentó, «cada centro de este tipo es diferente del resto y tiene sus propias peculiaridades», si bien una lacra común contra la que se pretende luchar es «el absentismo y el fracaso escolar de algunas minorías étnicas».

«Queremos que estos alumnos, principalmente inmigrantes y gitanos, puedan concluir en tasas aceptables sus estudios obligatorios», sentenció recordando que para la Consejería los centros considerados de alta concentración de minorías son aquellos que «aglutinan entre sus alumnos más de un 30 por ciento de minorías».