Schaffhausen, la eterna perfección suiza

Las cataratas del Rin, al sur de Schaffhausen. /Reuters
Las cataratas del Rin, al sur de Schaffhausen. / Reuters

Entre la bella Selva Negra y Lago de Costanza se ubica una de las ciudades más bonitas y sorprendentes del centro de Europa

ÁLVARO ROMERO

Suiza es uno de los países por excelencia del viejo continente, su cultura históricamente apuesta por la calidad de vida de sus ciudadanos además del cuidado de sus pueblos, ciudades y entorno natural. En Schaffhausen se ven reflejados todos esos valores, una urbe mimada al máximo por sus vecinos que conserva antiguos edificios que son obras de arte.

El río Rin acaricia la cara sur de la capital del cantón homónimo, situada al norte del país, yace plagado de viñedos y alberga también una de las cascadas más espectaculares de Europa. Durante el medievo se forma como ciudad-estado por motivos estratégicos, los comerciantes utilizaban este enclave para descargar sus mercancías pues, las cataratas impedían continuar el viaje río abajo. De esta manera se convirtió en uno de los centros comerciales más importantes de la región.

Belleza por los cuatro costados

Si por algo se caracteriza Schaffhausen es por derrochar belleza. Su casco histórico es uno de los más pintorescos de Suiza gracias, entre otros, a sus singulares edificios de estilos gótico, renacentista y barroco. Más de 170 voladizos y valiosas pinturas adornan las fachadas con vistosos colores, sinónimo de poder económico. Hermosas casas burguesas y gremiales protegen calles empedradas y plazoletas adornadas por fuentes donde relajarse y disfrutar.

Desde lejos puede verse el símbolo de la ciudad, la fortaleza Munot. El baluarte circular construido en el siglo XVI. Desde la parte superior, entre las almenas se divisan unas vistas espectaculares de la ciudad y todo el entorno que le rodea. Cada noche, a las 21:00 horas, repica la pequeña campana 'Munotglöcklein', antaño utilizada como señal para cerrar las puertas a la ciudad y las tabernas.

Dos de las arterias principales del casco antiguo son las calles Vordergasse y Vorstadt, ambas convergen en uno de los rincones más importantes de Schaffhausen, la plaza Fronwagplatz. A pocos metros se levanta la Catedral de Todos los Santos, de estilo románico impresionan sus líneas puras. Diferentes museos, iglesias y casas señoriales completan los atractivos urbanos.

Los lindos alrededores invitan a disfrutar de hermosas excursiones, rutas a pie o en bicicleta. Claro ejemplo son las cercanas colinas del Randen y en los viñedos del Klettgau. El vino es uno de los productos más valorados, entre los que destaca el aromático Blauburgunder. Los amantes de estos caldos pueden conocer su historia recorriendo la zona.

Es posible completar la visita disfrutando de un crucero en barco por el Rin, uno de los recorridos fluviales más atractivos de Europa. Desde Schaffhausen hasta Stein am Rhein o Constanza y Kreuzlingen.

Las cataratas del Rin

Muy cerca de Schaffhausen se encuentran las cataratas más grandes de Europa, bautizadas como Rheinfall. Ubicadas en el curso del Alto Rin, a tan solo cuatro kilómetros del centro urbano, son motivo de visita y excursiones para todo turista amante de la naturaleza. Diferentes pasarelas permiten el acceso para lograr la mejor fotografía posible de un salto de agua que alcanza los 23 metros de altura y los 150 de anchura. En los meses de verano, cuando el nivel de agua alcanza su máximo, es la mejor fecha para visitarlas.

Contenido Patrocinado

Fotos