Rouen, la artística e histórica capital de Normandía

Rouen, la artística e histórica capital de Normandía

La 'ciudad de los cien campanarios' es un museo vivo del arte gótico normando que despunta entre sus calles en forma de arquitectura religiosa

ÁLVARO ROMERO

La bella Normandía es una de las trece regiones que forman la República Francesa, un territorio situado al noroeste del país, frente al Canal de la Mancha y la costa sur de Inglaterra. Cuenta con cerca de 600 kilómetros de costa y una campiña de postal repleta de verdes campos.

La zona ofrece variados paisajes y multitud de argumentos para descubrirla, desde preciosas playas hasta imponentes acantilados, pasando por extensos campos donde aparecen coquetos pueblecitos y monumentales ciudades con una importante carga histórica. La de Rouen es la capital de la comarca y una de sus urbes más importantes.

Recorriendo Rouen

A Rouen le separan de París tan solo 137 kilómetros, poco más de una hora en coche, la mejor manera de moverse para descubrir a fondo los encantos que guarda la histórica comarca normanda. Ya sea viajando desde España o alquilándolo allí.

El ambiente medieval de la ciudad transporta al visitante a épocas pasadas entre la magia que aporta el río Sena que cruza seseando su casco histórico. Diferentes iglesias y abadías se asoman sobre los tejados dibujando una silueta pocas veces vista, por ello es popularmente conocida como 'la urbe de los cien campanarios'.

La capital de Normandía es una auténtica ciudad museo, no deja indiferente a nadie con su trazado repleto de callejuelas escoltadas por hermosas casas de fachadas entramadas.

Alrededor de la Catedral

A través de los siglos diferentes edificios religiosos han ido poblando las calles de Rouen, lugar famoso por la multitud de construcciones sagradas que tiene el honor de albergar. De todas ellas la más rimbombante es sin duda la Catedral de Notre-Dame. Su fachada deja boquiabiertos a los viajeros que hasta allí se acercan y cuenta con una peculiaridad única, es el resultado de la mezcla de todos los periodos artísticos del estilo gótico.

Terminada de construir en el siglo XIII rinde culto a la Virgen María. Además sirvió como fuente de inspiración al pintor Claude Monet para su serie de catedrales, quien la retrató en varias ocasiones. En cuanto a obras arquitectónicas fascinantes se refiere, es necesario mencionar también la Abadía de Saint-Ouen, con coloridas vidrieras y uno de los órganos más valorados de toda Francia.

Escoltándolas, en un segundo plano, pero no por ello menos bellas aparecen las iglesias de Saint-Maclou, Saint-Patrice, Saint-Godard y Saint-Vivien, todas ellas de estilo gótico, período artístico predominante y habitual entre las calles normandas.

El río Sena actúa como elemento indispensable para la ciudad y el día a día de sus vecinos que, encuentran junto a su cauce un lugar perfecto para pasear y evadirse. Transmite tranquilidad y sosiego donde en tiempos remotos reinaba el ajetreo y el comercio que llegaba hasta su puerto fluvial.

Tras los pasos de Juana de arco

La Plaza del Viejo Mercado es uno de los puntos más importantes de la ciudad a nivel histórico, allí tuvo lugar la muerte de Juana de Arco, quemada en la hoguera en mayo de 1431. El punto exacto de la muerte lo marca una cruz elevada en la altura. También se puede visitar el sitio donde la campesina que lideró el ejército francés durante la Guerra de los Cien Años estuvo cautiva, la Torre Donjon.

Para culminar el recorrido es recomendable visitar el Gran Reloj, un bello mecanismo astronómico del siglo XIV situado sobre una torre gótica, convertido con el paso del tiempo en uno de los iconos más importantes de Rouen.

Contenido Patrocinado

Fotos