Parque Natural de Somiedo, donde Asturias alcanza la plenitud natural

Parque Natural de Somiedo, donde Asturias alcanza la plenitud natural

En este rincón, diseñado a capricho por la naturaleza, conviven lagos, montes y bosques que sirven de hogar a osos pardos

ÁLVARO ROMERO

El Parque Natural de Somiedo ocupa parte de la zona sur del Principado de Asturias y se ubica concretamente en el centro de la cordillera Cantábrica, formando parte del concejo de Somiedo. Su territorio lo completan cinco valles: Saliencia, Valle del Lago, Puerto y Pola de Somiedo, Perlunes y Pigüeña, junto a sus respectivos ríos.

Abarcando una extensión de 29.122 hectáreas se afianza como uno de los espacios naturales más importantes y mejor conservados de Asturias. En el año 1988 recibió el título de Parque Natural y doce años después la UNESCO le declaró Reserva de la Biosfera. La población local se encuentra completamente integrada en el espacio, respetando y cuidando el entorno sin alterar el valor paisajístico y medioambiental.

Paraíso natural

La madre naturaleza se viste de artista y como si de un lienzo se tratara dibuja en estas tierras calmados lagos y verdes valles protegidos entre montañas. Comprende uno de los terrenos más accidentados de Asturias, repleto de caprichosas formas kársticas y huellas de los movimientos tectónicos sufridos a lo largo de los siglos que se presentan en forma de cabalgamientos, fallas y pliegues.

Un espacio de contrastes formado por distintas capas geológicas y diversos minerales, además de una pronunciada diferencia altimétrica que oscila entre los 2200 y los 400 metros del nivel del mar. Factor que provoca un importante contraste climático y que obliga a ubicar los núcleos urbanos en zonas resguardadas, pues los inviernos allí son muy duros.

Gran parte de la región se encuentra cubierta por diferentes tipos de bosques, montes, brañas y pastos. Un regalo para la vista gracias a las diversas tonalidades de las hayas y los robles y a su salvaje encanto, apenas alterado por la mano del hombre.

La calma de Somiedo

El Parque Natural de Somiedo ofrece rincones llenos de paz, senderos que recorren el bosque y conducen hasta bellos lagos y gargantas donde se respira aire puro. Allí tan solo se escucha el sonido del agua y la fauna local, entre los cencerros del ganado, una de las actividades económicas más importantes de la zona.

Vistas panorámicas y cabañas tradicionales son también parte de su atractivo. Estas últimas, conocidas como «teitos», dieron cobijo a los antiguos ganaderos gracias a sus muros de piedra y techos vegetales que servían de refugio en plena naturaleza. Descubrir los típicos pueblos locales es una actividad casi obligatoria para el viajero, pues es la mejor manera de conocer la arquitectura tradicional, el modo de vida de los lugareños, su artesanía y degustar la maravillosa gastronomía regional. Pola de Somiedo es el núcleo urbano más importante del concejo.

El senderismo es una de las actividades preferidas por los turistas y la manera perfecta de conocer la región. También es posible realizar trazados a caballo o en bicicleta, en incluso practicar esquí.

Territorio de osos pardos

Si hay algo valioso en Somiedo es, sin duda, su compleja fauna. Acoge a más de un centenar de especies de aves entre las que destaca el águila real y el urogallo. Peces de río como las truchas, muy abundantes en esta zona y depredadores de la talla del lobo y el zorro. Otros carnívoros como la nutria, el tejón o el gato montés se reparten el territorio.

Junto a todos ellos convive el amo y señor de la comarca, el oso pardo. El Parque Natural de Somiedo es uno de los lugares con mayor número de osos pardos en libertad de Europa. En Pola de Somiedo es posible encontrar monitores especializados que guían al visitante para el avistamiento de estos animales en su hábitat natural, una experiencia única e inolvidable.

Contenido Patrocinado

Fotos