Parque Nacional del Teide, paisajes de otro planeta

El Roque Cinchado, en el Parque Nacional del Teide./EFE
El Roque Cinchado, en el Parque Nacional del Teide. / EFE

El pico más alto de España es una verdadera maravilla natural, un entorno volcánico dominado por fauna y flora única

ÁLVARO ROMERO

El Parque Nacional del Teide es una de las maravillas naturales más valiosas de España. Fue nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2007, en la categoría de Bien Natural. Situado en el centro de la isla de Tenerife, su cima representa el pico más alto de España, con 3.718 metros. Además, es el parque nacional más visitado de España y Europa, al recibir alrededor de tres millones de turistas al año.

Su paisaje se configura alrededor del mayor volcán del país, el Teide. Situado sobre una antigua y gigantesca depresión, formada por dos semicalderas, separadas entre sí por los Roques de García, entre paisajes que parecen de otro planeta.

Su última erupción se remonta a 1798. Los conos volcánicos, cráteres, chimeneas y las coladas de lava forman un extraordinario conjunto de caprichosas formas y bellos colores, único en el mundo. Allí habita una importante diversidad floral de gran valor biológico, con una amplia cantidad de especies endémicas. Está reconocido también, como destino para observar las estrellas por la Fundación Starlight, gracias a la limpieza de sus cielos.

Biodiversidad única

Con el Teide como templo, viven a su abrigo especies vegetales y animales únicas en el mundo. La diversidad de plantas es asombrosa y singular: retama del Teide, tajinaste, rosal del guanche, hierva pajonera, rosalillo de cumbre o cardo de plata, entre otros. Sus especies más importantes son los invertebrados. Están catalogadas más casi 800 especies de insectos, de las cuales la mitad son endémicas de la zona. Conformando la más completa muestra de vegetación de piso supramediterráneo que existe.

Se pueden encontrar algunas especies de reptiles, como el perenquén, la lisa o el lagarto tizón; y aves, como el alimoche, cernícalo, milano real, alcaudón real o el pinzón azul. Los mamíferos son más escasos, las condiciones climatológicas y del terreno hacen más difícil su supervivencia, destacan el muflón, el conejo y el murciélago. El volcán del Teide es un imponente monumento natural, las particulares condiciones del entorno hacen posible la existencia de ejemplares animales y vegetales únicos en el planeta.

Camino a la cima

Un lugar preparado y acondicionado para el aprendizaje y el disfrute del visitante, así es este rincón. La ascensión hasta la cima es, sin duda, una experiencia inolvidable para todo aventurero. Se puede realizar a pie si se quiere conocer el terreno y disfrutar en primera persona de las especies mencionadas anteriormente o, en teleférico. Las cabinas permiten salvar el gran desnivel, reduciendo el tiempo de subida y haciendo posible disfrutar de las bellas vistas que ofrece la altura. Para informarse y aprender más sobre el Parque Nacional del Teide es necesario buscar alguno de sus centros de visitantes y visitar su observatorio.

Es importante saber que está completamente prohibido llevarse cualquier piedra o resto del recinto protegido. En coche también se puede recorrer la zona, subiendo por una carretera y bajando por otra para conocerlo en profundidad. En este recorrido se puede disfrutar del contraste entre la zona norte y la zona sur.

Fotos