Luibliana, arte, cultura y naturaleza en el corazón de Eslovenia

Luibliana, arte, cultura y naturaleza en el corazón de Eslovenia

Es una de las capitales europeas más bellas y desconocidas, repleta de extensas zonas verdes y planes para todos los gustos

ÁLVARO ROMERO

La bella ciudad de Luibliana se encuentra en el corazón de Eslovenia y hace la función de capital del país, siendo su urbe más poblada. Además, es el centro político y cultural de la nación, un importante foco europeo de comercio, negocios, exposiciones y congresos, así como el eje de transporte, ciencia y educación. Conocida por su importante y abundante población universitaria, pues más de 50.000 estudiantes contribuyen a crear el ambiente joven que allí se respira.

Luibliana ofrece multitud de posibilidades y planes para todos los gustos, actividades y ocio tanto para mayores como para los más pequeños. Sus trazos se orientan a satisfacer a los visitantes y hacer más fácil el día a día de sus vecinos. Un núcleo urbano cómodo para recorrerlo a pie donde encontrar todo lo que una ciudad importante puede ofrecer.

Arquitectura histórica

Cuenta con una importante carga histórica que ha sido capaz de mantener hasta la actualidad, mezclando lo antiguo con lo moderno y conservando rasgos de las civilizaciones que por allí pasaron. Legado romano, arquitectura renacentista, barroca y Art Nouveau adornan el centro histórico. Mientras los ejemplos más modernos deben sus formas a Jože Plečnik, un gran arquitecto europeo originario de Luibliana.

El río Ljubljanica juega un papel fundamental y atraviesa la urbe dotándola de una personalidad desbordante. Casas de colores con hermosas fachadas, tejados retorcidos y puertas decoradas se disponen en torno al cauce. Allí diferentes puentes salvan el agua y unen las dos orillas. Cuando el tiempo acompaña los bares, restaurantes y cafés extienden sus terrazas y se genera un cordial y encantador ambiente.

Cuidad cultural

Luibliana es, por tradición, una ciudad repleta de cultura. Alberga teatros, museos. galerías y cuenta con una de las orquestas filarmónicas más antiguas del mundo. La tradición musical alcanzó su máximo apogeo en el barroco. Los eventos culturales forman parte de la manera de entender la vida por parte de los lugareños. La ciudad acoge cada año más de 10.000 actos relacionados, de los cuales 10 son festivales internacionales.

De visita obligada para todo turista que hasta allí se acerca son los peculiares mercados de la ciudad vieja, especialmente los que se celebran los fines de semana, bastante concurridos. Además, desde antaño, la capital de Eslovenia ha sido un importante centro de producción y comercio de vinos.

El dragón como imagen de la ciudad

El símbolo de la ciudad es el dragón, figura que preside el famoso Puente de los Dragones, su atracción turística más destacada. Junto a ella merece la pena mencionar el Castillo de Liubliana, una fortaleza que vigila el entramado urbano desde la colina, ofreciendo unas hermosas vistas panorámicas.

La Catedral de San Nicolás y la Iglesia de la Anunciación son las construcciones religiosas más importantes de una metrópoli con alma verde y un alto cuidado medioambiental. Cuenta con importantes espacios naturales cuyo mejor ejemplo es el Parque Tívoli. Liubliana también destaca por su entorno, bien conservado y de fácil acceso, con gran biodiversidad y variados paisajes.

Contenido Patrocinado

Fotos