Kiev, la sorprendente ciudad de las cúpulas doradas

Kiev, la sorprendente ciudad de las cúpulas doradas

A orillas del río Dniéper se levanta una de las capitales europeas más desconocidas para los turistas y a su vez, de las más fascinantes

ÁLVARO ROMERO

a desenfadada ciudad de Kiev se sitúa en el norte de Ucrania, país del cual es capital y en el que se consolida como su ciudad más grande, con cerca de tres millones de habitantes. Es una de las urbes más importantes de Europa del Este y eso hace que absorba gran parte del grueso industrial de la zona. Una metrópoli cómoda donde destacan sus monumentos históricos y las obras arquitectónicas que alberga.

Visitar Kiev es adentrarte en una ciudad desconocida para casi todos pero a su vez de bellísima factura, repartida a ambas orillas del río Dniéper. Lugar que, por su localización, es capaz de ofrecer un clima continental marcado por temperaturas muy distantes según la época del año, con inviernos polares y veranos cálidos.

Luces y sombras

La importancia actual de Kiev en el este del viejo continente se ha ido labrando siglo a siglo a través de la historia, pasando por etapas de esplendor y otras más oscuras. Cruce de caminos entre Constantinopla y los países escandinavos, fue parada obligatoria entre importantes rutas comerciales. Por allí pasaron vikingos y mongoles hasta formar parte de naciones colindantes.

La República Popular de Ucrania consiguió independizarse del Imperio Ruso y Kiev fue nombrada capital. Más tarde, durante el siglo XX, quedó asolada por la II Guerra Mundial hasta su posterior reconstrucción. Permaneció anexada a la Unión Soviética hasta 1991 cuando se proclamó la declaración de independencia de Ucrania, año en el cual la ciudad volvió a ser la capital de un país, ahora sí, independiente.

Descubriendo su centro neurálgico

Toda ruta por Kiev empieza siempre en la Plaza de la Independencia, el rectángulo más importante de la ciudad. Centro neurálgico lleno de vida situado entre calles anchas y flanqueado por hermosos edificios. En sus alrededores cafés, bares y restaurantes congregan a locales y turistas que buscan una pausa en sus labores.

Bajo los pies se encuentra Globus Mall, un centro comercial lleno de tiendas y boutiques. Las cúpulas acristaladas que asoman sobre la superficie hacen las veces de tragaluz para aportar luz natural al recinto. La Columna de la Independencia preside una plaza que fue foco principal de la histórica Revolución Naranja. La calle Khreschatyk, una de las arterias principales de Kiev, cruza lateralmente la Plaza de la Independencia ofreciendo tiendas para todos los gustos.

Cúpulas doradas y color

De visita obligada es el Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas, un impresionante complejo de fachada azul y blanca con sorprendentes cúpulas doradas que alberga la famosa Catedral de Mikhailovsky. Cuenta también con un museo en el interior donde descubrir su curiosa historia.

Del mismo corte es la Catedral de Santa Sofía, situada en el centro histórico está considerada como la obra arquitectónica más representativa de Kiev, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Ofrece una fachada blanca con cúpulas verdes y doradas, mientras que desde su campanario se pueden divisar las mejores vistas panorámicas de la ciudad.

También Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es el Monasterio de las Cuevas, un lugar sobresaliente reconstruido en el siglo XVII tras ser arrasado por pueblos tártaros y mongoles. De nuevo impacta su exterior con cúpulas color oro que reflejan la luz. De culto ortodoxo alberga un importante conjunto de iglesias, algunas de ellas subterráneas, pues diferentes galerías, túneles y laberintos se abren paso bajo tierra dejando espacio a celdas, catacumbas y nichos donde reposan los restos mortales de diferentes monjes.

Los edificios religiosos de Kiev son, sin duda, visualmente impactantes y tanto sus fascinantes colores como sus formas tienen la virtud de captar todas las miradas. La Iglesia de Saint Andrews, levantada en el siglo XVIII, sigue la línea del estilo imperial ruso y es, junto a los complejos ya mencionados, un enclave de bella factura.

Conociendo a fondo la capital de Ucrania

El metro de Kiev se caracteriza por ser uno de los más profundos del mundo, peculiaridad sorprendente pues las interminables escaleras mecánicas bajan, en ocasiones, más de 100 metros bajo tierra.

La historia está siempre presente en la ciudad con lugares como el Museo de la II Guerra Mundial o el callejón de las Ciudades Heroicas, donde es posible retroceder en el tiempo y adentrarse en la dureza de la guerra y los horrores de la ocupación alemana por parte de las tropas nazis. La estatua de la Madre Patria y el museo de arte moderno Pinchuk Art Centre son otras dos alternativas perfectas para conocer la urbe ucraniana a fondo.

Contenido Patrocinado

Fotos