Grenoble, cultura y arte con los Alpes de fondo

Grenoble, cultura y arte con los Alpes de fondo

Ciudad francesa con siglos de historia ubicada en uno de los entornos naturales más privilegiados del viejo continente

ÁLVARO ROMERO

La ciudad francesa de Grenoble se encuentra ubicada en el sureste del país, concretamente en la región de Rhones Alpes, en el corazón de la cordillera alpina. Más de 10 siglos de historia contemplan las calles de una ciudad vibrante que ofrece multitud de posibilidades, formas de ocio y actividades al aire libre.

Animadas plazas y pintorescas calles, adornadas por palacetes y edificios que siguen los cánones de la arquitectura típica de la zona, invitan al visitante a patear cada rincón. Museos, parques y jardines completan los atractivos turísticos de un casco urbano flanqueado por un extraordinario entorno de montaña que parece empeñado en ser fotografiado.

Descubriendo Grenoble

A pie o en tranvía, Grenoble es una ciudad cómoda de visitar cuyo centro histórico acoge importantes ejemplos de patrimonio gótico y renacentista. La plaza de San Andrés es una buena muestra de ello, con suelos empedrados importantes edificios de la talla del Palacio del Parlamento del Delfinato y la Colegiata de San Andrés flanquean este bonito rectángulo donde vecinos y turistas se agolpan para disfrutar de bares y restaurantes típicos que por allí extienden sus terrazas. Muy cerca del jardín de Ville y el río Isére que, marca al norte el límite del casco antiguo.

Dirección sur las calles llevan hasta la plaza Grenette, repleta de tiendas, restaurantes y adornada con una bonita fuente que acapara todas las miradas. Al este se sitúa la plaza de Notre-Dame, con la catedral homónima que data del siglo XIII y supone una de las imágenes más importantes de Grenoble; el museo del Antiguo Obispado y la fuente de los Tres Estamentos.

En cuanto a museos destacan el de Stendhal, el de Grenoble, el Museo Arqueológico o el Centro Nacional de Arte Contemporáneo, perfectos para los amantes de la cultura y el arte. Los visitantes que busquen tranquilidad y sosiego pueden pasear por el hermoso Parque Paul Mistral junto al Ayuntamiento.

Subiendo a La Bastilla

Al norte de la ciudad, en el otro lado del río, se levanta imponente la fortaleza de La Bastilla. Construida en el siglo XVI fue remodelada en el XIX con objetivo defensivo para repeler ataques enemigos, otea el horizonte desde la altura de la colina. Se puede acceder a pie o en un curioso teleférico cuyas cabinas son famosas por tener forma de huevo. Este último parte del centro histórico de la localidad y da la posibilidad de contemplar a vista de pájaro una panorámica de 360º.

Contenido Patrocinado

Fotos