Ferrol, contrastes marineros a pie de ría

Ferrol, contrastes marineros a pie de ría

El mar es el elemento dominante en esta ciudad que nació como villa pesquera y se afianzó como enclave militar

ÁLVARO ROMEROMadrid

Situada en A Coruña, al norte de Galicia, tan solo 50 kilómetros separan Ferrol de la capital de provincia. Se ubica estratégicamente en el interior de la ría homónima, llena de contrastes mantiene el encanto de su origen marinero que se ve reflejado en calles y rincones. Sus gentes aún conservan tradiciones de antaño que han ido pasando de generación en generación y elaboran deliciosas recetas populares con productos autóctonos de primera calidad.

Ferrol ha ocupado un lugar importante en la historia de la Península Ibérica, siendo encrucijada de civilizaciones y parada obligatoria en las rutas de comercio marítimo a lo largo de la historia. Allí estableció la Corona de España una de las bases principales de la Armada Española, aprovechando las singulares características de la ría que permitía convertir el entorno en un importante puerto natural.

Ferrol pasó de ser un poblado pesquero a una ciudad militar en plena Ilustración española. La villa se fue modernizando gracias a los esfuerzos de la monarquía borbónica, se levantaron edificaciones defensivas y posteriormente fue creciendo gracias a la construcción de los astilleros. La industria naval se consolidó como una potente fuente de ingresos, la principal para los ferrolanos.

Visitando Ferrol

Cultura y elegancia trazan las formas del Barrio de La Magdalena, siguiendo los cánones de la ilustración yace repleto de edificios modernistas, conjunto histórico- artístico y emblema de la localidad. Pero, si hay una zona por excelencia en Ferrol ese es el Barrio Viejo, callejuelas estrechas y desordenadas de trazado irregular, germen de la ciudad y paso previo a la modernización.

Pasear por la zona del puerto, conocer el Arsenal, un importante complejo militar, o acercarse hasta el Museo Naval son algunas de las actividades que se pueden realizar a pie de costa. También merece la pena visitar el Teatro Jofre, la Catedral de San Julián, la Plaza de la Constitución o el edificio del Gobierno Militar, entre otros.

El Castillo de San Felipe, de estilo neoclásico protege y vigila la ría. Se levantó con fines defensivos y fue pieza clave para repeler invasiones. Ofrece unas preciosas vistas de la ciudad y la ría, data del año 1590 durante el reinado de Felipe II. En frente de San Felipe, en la otra orilla, se encuentra el Castillo de La Palma. Entre los dos controlan la ría a la perfección.

La época ideal para conocer Ferrol es Semana Santa, además de disfrutar y conocer la ciudad se pueden contemplar una de las fiestas religiosas más importante de Galicia, declarada de Interés Turístico Internacional. A las típicas procesiones se suman actos relacionados, exposiciones y demostraciones de música sacra.

Fotos