Ayllón, patrimonio e historia en la provincia de Segovia

Ayllón, patrimonio e historia en la provincia de Segovia

Un pueblo convertido en referente con claros matices medievales que derrocha belleza en cada uno de sus rincones

ÁLVARO ROMEROMadrid

Ayllón está considerado como uno de los pueblos más bellos de la provincia de Segovia y una de las villas más interesantes a nivel histórico y cultural. Lugar que goza de una posición privilegiada, a tan solo 130 kilómetros de Madrid, por ello es uno de los lugares preferidos por los habitantes de la capital para escaparse y disfrutar de un fin de semana diferente.

El carácter medieval de la localidad, sus pintorescos rincones y su exquisita gastronomía son motivos más que suficientes para acercarse hasta este bello lugar castellano. Ayllón domina el paisaje en un entorno natural de gran riqueza paisajística, la sierra homónima que, con sus cumbres, nevadas en invierno y llenas de vida en primavera han marcado la historia del municipio.

Lugares emblemáticos

En los alrededores de Ayllón se han encontrado restos de pueblos celtíberos que allí se asentaron, entre ellos cerámica roja y negra parecida a las muestras halladas en Numancia y otros lugares de Soria. Tras ellos llegaron romanos, visigodos y árabes. De estos últimos, quedaron en la villa numerosas e importantes muestras. La reconquista marcó un antes y un después en la historia del municipio que, más tarde, durante el siglo XV alcanzaría su mayor esplendor. Dependiente de los marqueses de Villena, Ayllón prosperó y vio crecer su patrimonio arquitectónico, monumental y artístico.

Toda esta historia se ve reflejada en su patrimonio, edificios religiosos y civiles que se pueden descubrir recorriendo a pie la localidad. Un bello arco medieval construido en piedra da acceso al pueblo y la bienvenida a todo el que allí se acerca, varios escudos del siglo XVI adornan la entrada.

Ya en el interior, las calles dirigen a la Plaza Mayor, centro neurálgico del pueblo y coqueto rincón repleto de soportales sujetos por pilares de madera donde bares y restaurantes extienden sus terrazas para el disfrute de los turistas. La fuente de cuatro caños, la Iglesia románica de San Miguel y el palacio que alberga el Ayuntamiento conforman un pintoresco cuadrado.

De camino a la plaza se puede observar el Palacio de los Contreras, edificio de estilo gótico isabelino que exhibe una preciosa fachada. Su portada, de sillería sirve de aperitivo para lo que viene después, un interior con bellos artesonados y valioso mobiliario. Más ejemplos de arquitectura civil son la Casa de la Torre, el Palacio del Obispo Vellosillo y la Casa del Águila.

De carácter religioso destacan la Iglesia de Santa María la Mayor y el Convento de las Monjas Concepcionistas, edificio que data del siglo XVI. Dominando la villa, al este del pueblo se levanta la fortaleza vigía de La Martina, torre albarrana de origen árabe que se ha convertido en la imagen más emblemática del pueblo.

Contenido Patrocinado

Fotos