Astorga, emblema histórico y artístico de León

Vista exterior de la catedral de Astorga. /Archivo
Vista exterior de la catedral de Astorga. / Archivo

Habitual cruce de caminos, fue una de las ciudades más importantes de la península Ibérica ya que por su territorio pasan la Vía de la Plata y el Camino de Santiago

ÁLVARO ROMERO

Astorga es la capital de la comarca de Maragatería y uno de los municipios más conocidos y emblemáticos de la provincia de León. La bautizada como Asturica Augusta en época romana ha estado marcada siempre por los caminos que en ella nacían y a ella llegaban. Dos de las rutas históricas con más tradición e importancia de la península Ibérica confluyen en esta ciudad, la Vía de la Plata y el Camino de Santiago.

Astorga es una localidad cargada de cultura e historia, construida a lo largo de más de 2.000 años de vida. Durante todo ese tiempo han discurrido por sus tierras diferentes pueblos que han ido dejando huella en forma de influencias culturales y arquitectónicas, conformando el carácter de ciudad amable y acogedora que tiene a día de hoy. Potenciando siempre su destacado patrimonio monumental, artístico y gastronómico, todo un orgullo para sus vecinos.

En las calles de Astorga

Con algo más de 11.000 habitantes se ha convertido en uno de los lugares más turísticos de la provincia. Construcciones romanas conviven con edificios de claro corte medieval y otros mucho más modernos, la diversidad arquitectónica conforma un contraste impactante.

El recinto amurallado conserva iglesias, conventos y hospitales que trasladan al viajero a la más pura tradición jacobea. Entre los edificios más destacados sobresale una obra cumbre del arquitecto modernista Antonio Gaudí, el Palacio Episcopal. De estilo neogótico, fue declarado Bien de Interés Cultural. Su rareza radica en ser una de las dos únicas obras que el genio catalán diseñó lejos de su tierra.

Mención especial merece la catedral de Santa María. Se levanta junto al Palacio Episcopal y fue construida entre los siglos XV y XVII, conserva tanto elementos góticos como renacentistas y barrocos. Paseando por Astorga se descubren recovecos únicos y numerosas plazoletas que invitan al sosiego y el disfrute. Ejemplo de ello es la Plaza de España, allí se alza majestuosa la fachada del Ayuntamiento. Data del siglo XVII y muestra un profundo estilo barroco.

Se puede culminar la jornada visitando el Museo del Chocolate, el Museo Romano, el de los Caminos o alguna construcción romana, entre ellas destacan las termas, las cloacas o la ergástula.

Para chuparse los dedos

Así se podría definir la gastronomía local. Detenerse en alguno de los restaurantes de su casco histórico es la opción ideal para degustar las recetas tradicionales de la comarca. La gran calidad de las legumbres leonesas se transforma en deliciosos platos como el cocido maragato.

La cecina, el botillo, la empanada berciana, el bacalao y las truchas son otras de las opciones más suculentas. Las manzanas reinetas, cerezas, peras, pimientos y castañas se incorporan en el recetario habitual de la región, dependiendo de la temporada. Entre los postres, las mantecadas de Astorga son los más apreciados. Los vinos deben ser de la Denominación de Origen Bierzo.

Fotos