Leonoticias

Sierra de Francia y sus pueblos, paraíso natural y arquitectónico

Una calle de Mogarraz.

Una calle de Mogarraz.

  • En la provincia de Salamanca se encuentra una de las comarcas con mejor patrimonio arquitectónico y etnográfico de toda España

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Sierra de Francia se levanta sobre la provincia de Salamanca como parte del bloque orográfico que conforma el Sistema Central. Una zona natural abrupta, repleta de pliegues y espectaculares valles que guardan y mantienen el legado de los pueblos que se asentaron en la región.

Su riqueza natural se mezcla con el valioso patrimonio arquitectónico, cultural y etnográfico que atesoran sus pequeños pueblos que yacen salpicados por la comarca. Tradiciones, artesanía y gastronomía arraigada desde épocas ancestrales y que han ido pasando de generación en generación hasta el día de hoy, enamorando a visitantes y turistas.

La arquitectura popular aún se mantiene y se cuida con mimo, casas serranas entramadas con vigas de madera y acabadas en piedra, adobe y tapial. Calles estrechas y empedradas que no siguen ningún patrón y que culminan en la plaza central del pueblo. Alguna que otra fuente decora y llena de tranquilidad sus rincones. En otros se alzan cruceros, cruces de piedra con motivos religiosos. Varios de sus municipios están declarados Conjunto Histórico- Artístico.

Mogarraz. Repleto de casas entramadas y trazados imposibles, callejones y pasadizos que conectan espacios enrevesados. Un pueblo singular que forma parte de la red de municipios más bonitos de España. Su actividad artesanal es sobresaliente, aún se puede observar alguno de sus artesanos manos a la obra, tallando la madera o dando forma a sus piezas. Varios cruceros y fuentes amenizan las plazoletas.

Un pueblo que es una obra de arte en sí. El rostro de 388 vecinos del lugar decoran las fachadas, obra del artista local Florencio Maíllo realizada sobre láminas de chapa, tomando como referencia las fotos para el carné de identidad de todos los habitantes del pueblo en el año 1967. Todo el municipio está lleno de retratos, imagen que impacta y sorprende.

La Alberca. Sin duda la localidad más turística de la comarca, consecuencia de su belleza. En 1940 fue la primera de España en ser declarada Conjunto Histórico- Artístico. Uno de los pueblos más conocidos y visitados que conserva a la perfección su arquitectura y su personal entramado urbano.

Las calles repletas de macetas y los floridos balcones aportan un precioso toque de color que no pasa desapercibido para los visitantes. Fachadas conservadas de los siglos XVIII y XIX, espacios convertidos en museos tradicionales, puestecitos donde se venden productos típicos de la zona y la conservación de ancestrales fiestas y tradiciones son algunos de sus reclamos.

Sequeros. Ligeramente diferente al resto en cuanto a la arquitectura se refiere, destacan los caserones de granito y el aire burgués que allí se respira. Pasear por Sequeros es sumergirse en la plena tranquilidad de un pueblo se la sierra. Un lugar que algún día fue la capital administrativa de la Sierra de Francia.

San Martín del Castañar. Típica población serrana de la región. Sobre la calle principal se estructura el pueblo que acaba en una fortaleza que vigila desde la altura, junto a ella se encuentra su curiosa plaza de toros, con singulares graderíos y vistas al valle. Destaca, también, la belleza de su Plaza Mayor y el abrevadero que la decora. Además, aún se conservan resquicios romanos en la localidad.

Miranda del Castañar. Esta localidad acoge uno de los recintos fortificados más importantes de la provincia de Salamanca. Por ello, destaca su castillo y plaza de armas. Se mantiene la arquitectura popular y las viviendas se reparten en torno a la calle Larga, columna vertebral del municipio.

Además de estos preciosos pueblecitos, merece la pena hacer mención a la Peña de Francia, una cumbre situada a 1.723 metros de altura, coronada por un conjunto monacal desde donde se puede disfrutar de unas vistas panorámicas espectaculares de todo el entorno. Cerca de La Alberca se localiza también el Valle de Las Batuecas, un lugar recóndito y aislado donde manda la naturaleza y su riqueza ecológica, perfecto para hacer senderismo.