Hotel Spa París, un lugar con encanto en la capital leonesa

El Hotel París dispone de 59 habitaciones completamente equipadas y diseñadas para dar la mayor comodidad posible a sus clientes en pleno centro de la capital leonesa

I. SANTOS

León está de moda y los amantes de los viajes y el turismo cada vez más reservan sus vacaciones para conocer la ciudad. Gastronomía, turismo, historia, monumentos y un sinfín de actividades hacen de la capital leonesa una buena opción para viajar.

Situado en el centro de la ciudad, en una zona histórica y a tan sólo cien metros de su magnífica Catedral y de la Basílica de San Isidoro, se encuentra el Hotel París. Un refugio de descanso para peregrinos y visitantes de esta ciudad histórica, lejos de las molestias ocasionadas por el tráfico y cerca de los monumentos más importantes de la ciudad.

El Hotel París dispone de 59 habitaciones completamente equipadas y diseñadas para dar la mayor comodidad posible a sus clientes. Las estancias son amplias, confortables y muy bien aisladas de los posibles ruidos del exterior para ofrecer el mejor descanso a los clientes.

El hotel también dispone de amplios salones preparados para convecciones y banquetes con capacidad para 200 personas.

Dentro del lujoso hotel se encuentra también un spa con diferentes opciones para relajarse tras una visita por la ciudad. El spa La Pausa en París ofrece una combinación perfecta entre terapias alternativas y los más novedosos tratamientos estéticos. El spa situado en la primera planta del hotel posee una gran iluminación gracias a su cúpula de cristal y con un ambiente relajante durante la noche cuando todo se oscurece.

El Spa la Pausa en París cuenta con una piscina única en León, ya que incorpora chorros de oxígeno, muy beneficiosos para la piel, sin contener a su vez cloro ni bromo. También dispone de jacuzzi, sala de masaje, gimnasio, baños turco, fuente de hielo y paseo de sensaciones entre otros muchos servicios.

El Hotel París cuenta en sus instalaciones con una cafetería en la que poder desayunar y comer. Un espacio amplio y tranquilo en el que los clientes pueden degustar una de las especialidades del local, el chocolate con churros.

En la parte baja se encuentra el Mesón El Rosetón, donde degustar los platos de la cocina típica leonesa y las especialidades de la casa en embutidos de la tierra e ibéricos. El mesón cuanta con una extensa variedad de raciones, ensaladas, carnes y pescados con los que deleitar los paladares más exquisitos.

Una cocina tradicional con toques de autor que representa una buena parte de la gastronomía leonesa. También cuentan con una amplia carta de vinos entre los que destacan las dos denominaciones de origen, tanto del Bierzo como Tierra de León.

Contenido Patrocinado

Fotos