Los Argüellos, un ejemplo de ecosistema de montaña

Este enclave goza de un elevado interés turístico y científico /
Este enclave goza de un elevado interés turístico y científico

Formado por tres municipios(Cármenes, Vegacervera, y Lugueros), es un lugar perfecto para deleitarse a través de su fauna, flora y patrimonio cultural

LEONOTICIAS León

Los Argüellos es un ejemplo de ecosistema de montaña cantábrico, en el que los escasos recursos han sido aprovechados sabiamente por la población desde siglos atrás, configurando de este modo un paisaje singular. Declarada en el año 2005, se sitúa en el norte de la provincia de León, limitando con Asturias. Cuenta con tres municipios dentro de la misma, a cuyos ayuntamientos están adscritos numerosas localidades (Cármenes, Vegacervera, y Lugueros). El río Torío, que modela las Hoces de Vegacervera, atraviesa un bloque de material de litología consolidada, calizas mesozoicas, produciendo un corte en el mismo de cerca de 500 metros de profundidad y una anchura en la base que no pasa de 15 metros. Otra de las arterias de esta Reserva la representa el río Curueño, cruzado por numerosos puentes de origen romano

La Reserva tiene unos rasgos geomorfológicos de indudable atractivo, entre los que destaca la existencia de numerosas cuevas, como las de Valporquero, Llamazares y Barredo, de elevado interés turístico y científico. También modeladas por la acción del agua aunque mediante procesos completamente distintos, aparecen espectaculares estrechamientos como las afamadas Hoces de Vegacervera y Valdeteja, que se combinan con valles más abiertos allá donde los materiales deleznables han sucumbido a la excavación de los cursos de agua. Sobre este territorio se puede contemplar una vegetación variada, que abarca desde los pastizales alpinos hasta los melojares ya cercanos al ámbito mediterráneo, pasando por una abundante serie de especies endémicas, como los bosques endémicos de Juniperus spp.

Especial Los Argüellos

También hay que destacar entre la fauna el oso pardo, una de las especies más amenazadas de la Península. Además de los espacios protegidos ya señalados, destaca la presencia de sendos Puntos de Interés Geológico (PIG) – las ya mencionadas Hoces de Vegacervera -, y Biológico (PIB) - Minas prerromanas de La Profunda – parcialmente accesible desde la Collada de Cármenes- donde aún es posible la búsqueda de muestras en su escombrera y en el frente de algunas bolsadas, todavía con minerales como calcopirita en tránsito a bornita, así como estrechas vetillas de tennantita y la curiosa y bella zeunerita.

Patrimonio cultural

Retrocediendo hasta el Neolítico, aparecen señales de asentamientos y vestigios del pasado, como la Cueva Bueyes, en Cármenes. Posteriormente, en estos terrenos de montaña, la población principal fueron los astures, con vestigios de castros en diversas localidades de la Reserva. Con la llegada de los romanos, sobre el mítico territorio bautizado como Arbolio, origen del actual nombre de Los Argüellos, aparecieron obras que aún perviven: puentes, calzadas romanas; así como múltiples topónimos vinculados a aquella época: La raíz «busto» o «quemado» prolifera en todos los municipios. Así, Busticesar y Bustefrades, en Cármenes, Bustarquera en Valdelugueros, etc. El término municipal de Valdelugueros hereda un gran legado romano, traducido en calzadas romanas y numerosos puentes que cruzan en su parte alta el río Curueño. En la Edad Media se escribió la historia principal, con repoblaciones, concejos vecinales, etc. tuvo hospital de peregrinos. La Semana Cultural de Cármenes (agosto de cada año), con más de veinticinco ediciones, es la más antigua de la provincia de León.

Feria de la Cecina

Vergacervera celebra cada segundo domingo de noviembre una concurrida feria, en la que son protagonistas los embutidos y carnes curadas, como la excepcional cecina de castrón, de chivo o, como se cita popularmente, de «Dios nos libre». La tradición de las ferias se complementa con las Borregadas, o costumbre ancestral de los pueblos de comer una o más borregas en hermandad

Turismo

El senderismo supone una gran apuesta para poder disfrutar y conservar los valores naturales y etnográficos, apenas sin explotar, con mucho por descubrir. La Cueva de Valporquero es representativa de las formaciones subterráneas normales en ambientes kársticos. Esta cueva está abierta al público en su primer nivel (de más de 3 km, sólo 1.300 metros está habilitados para su visita). La Reserva de la Biosfera cuenta con un gran número de recorridos y rutas balizadas para poder visitarla y recorrerla, conocer sus paisajes, cultura y costumbres

Contenido Patrocinado

Fotos