Leonoticias

De Valdoré a Crémenes y el Pajar del Diablo

  • Siguiendo el cauce del Esla, una fácil caminata nos permite recorrer la vía romana que unía León y Asturias

Un tramo de la calzada romana que unía tierras del Oriente asturiano con las leonesas (y su capital), siguiendo los ríos Esla y Sella (conocida como Vía Saliámica), cuenta aún con tramos empedrados de gran valor cultural e histórico, estudiados por expertos como Eutimio Martino o el padre José López Ramos.

Por ese bello lugar se puede hacer una tranquila caminata de un par de horas, entre los pueblos de Las Salas y Valdoré, o el de Villayandre, cercano al afamado Crémenes. Una ruta breve y agradable puede ser de Valdore a esta población. Si no tenemos quién nos recoja al final del paseo, es factible acortar algo la excursión comenzando, o finalizando, en alguna de las localidades citadas, o, mucho mejor, desandando el camino nuevamente y estudiando así mejor, doblemente, esta vieja construcción romana (mejor cuidada que las calzadas asturianas). Ese bello entorno natural está en la comarca de la Montaña de Riaño.

El Esla es el afluente más importante del Duero, con 300 kilómetros de longitud, desde que nace cerca del puerto de Tarna (Fuentes de Maraña), en plena Cordillera Cantábrica. Los romanos lo denominaban río Ástura y cruzaba el territorio de los Astures (de aquí el posible nombre de Asturias).

Para recorrer un tramo de la Calzada del Esla, en suave paseo, se puede tomar como base el pueblo de Las Salas (N-621); y siguiendo el caudaloso río unos kilómetros, por su orilla izquierda, se podrán ver restos bien marcados del empedrado y muros de contención (llantones) de la vía histórica.

Junto al río

Cerca de Crémenes y Valdoré está la zona mejor conservada en el alto del Pajar del Diablo, donde el camino (que se denomina «inundable») tenía que subir algo, para poder seguir el caudal del agua. En la parte intermedia, junto a la bella localidad de Crémenes, la excursión es un pequeño trayecto por carretera, pues la calzada original está algo perdida; por ejemplo cerca de Verdiago o Santa Olaja… Otro posible paseo es desde Villayandre, o Crémenes, hasta el Pajar del Diablo, en fácil subida. El itinerario está señalizado aceptablemente y es llano, aunque puede tener algún tramo con barro.

Aconsejamos también comenzar en Valdoré y llegar a Crémenes (donde hay un hermoso sabinar); en menos de una hora (y otro tanto al regreso). Siempre a paso descansado y con el río Esla a nuestro lado.