Nevadones para el crecimiento del Cantábrico

Estación de Leitariegos, durante la mañana de este jueves/Facebook Leitariegos
Estación de Leitariegos, durante la mañana de este jueves / Facebook Leitariegos

Con el único inconveniente del fuerte viento, la zona norte del país vive una semana perfecta que ha permitido un crecimiento notable en las pistas de todas sus estaciones

JUANJO GONZALOMADRID

Dicen que la nieve es como una bendición, que gusta a todo el mundo. Quizás no sea a todos, pero sí a una gran mayoría. Bien porque pueden jugar con ella, bien porque aprenden a disfrutar de alguno de los deportes blancos. Esos que cada vez están más de moda y que es muy divertido practicar sobre un paisaje inolvidable, de esos que en la Cordillera Cantábrica pueden disfrutarse prácticamente yendo a cualquiera de sus estaciones esquiables.

En ellas no se encuentran condiciones como las que ofrecen otros centros de Pirineos o Sierra Nevada, ni tampoco sus inmensas longitudes, pero la última semana ha sido prácticamente tan buena como en el resto de España. La nieve ha sido una constante -de hecho, lo sigue siendo- y ha permitido que las estaciones crezcan de manera importante, o incluso llegar a abrir zonas que a estas alturas de temporada parecía poco probable contar con ellas.

Esta ola de frío que tanta nieve está dejando solo tiene un pero, el viento, que se encarga de destrozar lo acumulado y obliga a cerrar algunas pistas.

El viento cierra San Isidro

Con la zona alta cerrada por acondicionamiento, son solo cuatro los kilómetros con los que este jueves abre Valgrande-Pajares, los suficientes para disfrutar de un precioso entorno mientras se trabaja de cara a intentar que para el fin de semana sea mucho más.

Estación de San Isidro, en una imagen de archivo
Estación de San Isidro, en una imagen de archivo / Archivo

Parece complicado, como en el caso de la leonesa San Isidro, donde el fuerte temporal no ha permitido la apertura en el mejor momento de la temporada. Y es que en estos últimos días se han mantenido disponibles algo más de 17 kilómetros, por encima incluso de lo que se está viendo en Alto Campoo.

Su vecina, Leitariegos, ha vuelto a abrir con buenas noticias, aunque el viento podría impedir el disfrute del dominio. Son prácticamente dos kilómetros y 40 centímetros de espesores en las cuatro pistas que ofrece tras haberse visto obligada a cerrar durante algunas jornadas. La nieve, como en el resto de España, ha llegado con fuerza al Cantábrico. Fuentes de Invierno no es la excepción del norte, pues sus pistas han recibido en esta ola de frío unas precipitaciones que hasta el momento dejan la estación con 7 kilómetros.

Contenido Patrocinado

Fotos