Viajar con niños (VIII)

La mejor estación de España también lo es para los niños

El público infantil es uno de los puntos fuertes de la estación aragonesa/Aramón Cerler
El público infantil es uno de los puntos fuertes de la estación aragonesa / Aramón Cerler

En Cerler se vuelcan con las familias y el público infantil, ofreciendo un gran número de opciones y actividades en este dominio de Aramón

J.GONZALOMADRID

Hablar de Cerler es hacerlo de una de las estaciones más completas que existen en el país. Uno de los destinos más apetecibles y en los que mejor se está trabajando durante los últimos años, tanto dentro como fuera de las pistas. Unos trayectos que cuentan con muchos adeptos encantados con el trato del centro, que el pasado noviembre volvió a ser nombrado como el mejor del país. El honor, una vez más, es para el Grupo Aramón.

Desde hace algunas temporadas, es habitual ver a familias esquiar o practicar snowboard en las pistas del dominio aragonés. Es uno de los que pregonan desde hace más tiempo este tipo de escapadas -desde su página web invitan a disfrutar del esquí en familia- y se encuentra perfectamente preparado para tal fin.

La estación de Cerler, en una imagen reciente
La estación de Cerler, en una imagen reciente / Cerler Facebook

Las actividades que Cerler propone a los niños son especiales para que disfruten, como en sus dos zonas Snowy -situado en Cota 2.000 y en el Ampriu-, donde existe un buen número de circuitos de habilidades. Los toboganes, iglús e incluso un minirrocódromo se han consolidado como lo más popular del sector. Aunque muy cerca de allí, los trineos tirados por perros nórdicos también siguen cautivando a mucho público infantil. Y es que el mushing, como se denomina a esta práctica, ofrece al usuario la manera de conocer el bonito paisaje de una forma diferente.

El circuito Snowspeed, en la zona de Puentet, permite a los niños comprobar sus descensos más rápidos

Más veloces, incluso, podrían ser aquellos pequeños que midan su velocidad en el circuito Snowspeed que se encuentra en la zona de Puentet y que permite a los niños comprobar, gracias a unas fotocélulas capaces de registrar su velocidad, sus descensos más rápidos.

Pero eso no es todo, pues como viene siendo habitual en muchos de los trazados españoles, nos encontramos con un ‘Bosque encantado’ en el que únicamente tienen acceso los pequeños. Se trata de un recorrido repleto de sorpresas, un boque, como su nombre indica, con un nivel verde para ellos. La pista, que se inauguró en la temporada 2014-2015, mantiene unas pendientes muy suaves, pues en ella se ha priorizado la seguridad ante todo. Una zona en la que la demanda de los visitantes no deja de crecer.

Contenido Patrocinado

Fotos