La Covatilla afronta el final de enero con su mejor cara

La estación de Sierra de Béjar-La Covatilla, en una imagen reciente/Béjar-La Covatilla
La estación de Sierra de Béjar-La Covatilla, en una imagen reciente / Béjar-La Covatilla

Tras las dificultades iniciales y una semana pasada con fuertes vientos, en Béjar recuperan la normalidad y logran superar los 11 kilómetros en pistas

JUANJO GONZALOMADRID

Dicen que los inicios nunca fueron fáciles. Una frase que en las pistas del Sistema Central es algo que tienen señalado en cada principio de temporada, pues los inconvenientes aparecidos suelen ser innumerables. Resulta complicado afianzar una superficie esquiable con una meteorología que apenas respeta estos dominios.

Uno de los grandes afectados este año fue la Sierra de Béjar, donde precisaron de algunas semanas para poder ampliar la inicialmente abierta zona de debutantes. Una noticia que por fin pudieron lanzar en sus redes sociales con la llegada de las grandes nevadas caídas durante los primeros días del mes de enero.

La Covatilla es uno de los lugares donde más público infantil acude
La Covatilla es uno de los lugares donde más público infantil acude / Béjar

Desde entonces, la estación ha crecido considerablemente y ya presenta otra cara totalmente diferente y muy apetecible para quienes no quieren desplazarse demasiado lejos del centro del país. Pero ha seguido sin ser un camino de rosas para una Covatilla que ya está acostumbrada a sufrir las inclemencias meteorológicas.

En esta ocasión las dificultades han llegado en forma de viento, durante algunas jornadas de la pasada semana, a pesar de que también se disfrutó de la caída de algunas precipitaciones en forma de nieve. Un fuerte viento que ha obligado a dejar cerradas las cotas altas de la estación y abrir con el área para los principiantes.

Con la llegada del final de mes, el sol ha vuelto a lucir en el entorno salmantino, uno de los grandes puntos a favor para pasar un día en la nieve, que ahora ha incrementado otra vez el dominio esquiable.

Tan solo dos de sus pistas principales se mantienen cerradas en este inicio de semana

A pesar de mantener el snowpark clausurado por el momento, tan solo dos de sus pistas principales, azules, se mantienen cerradas -Las Serenitas y Canchal Negro- y la longitud ahora supera los 11 kilómetros con nieve polvo que llega a alcanzar los 80 centímetros de espesor. Y es que Sierra de Béjar-La Covatilla afronta el mes de febrero con ilusión y ganas de seguir manteniendo un buen estado.

Contenido Patrocinado

Fotos