La matanza de Villadangos da la victoria a Alfonso I de Aragón

La cruenta batalla que tuvo lugar en 1.111 es recreada por los vecinos de la localidad de Villadangos del Páramo en un acto en el que no falta ningún detalle

Uno de los momentos de la batalla que tuvo lugar en Villadangos. / Inés Santos
INÉS SANTOSVilladangos del Páramo

Villadangos regresa un año más al pasado para recrear la matanza que se vivió en sus tierras tras un enfrentamiento entre Alfonso I de Aragón y Doña Urraca. Con una emocionante obra de teatro en la plaza del Ayuntamiento la localidad leonesa da el pistoletazo de salida a lo que será un fin de semana de actividades y recreaciones que dejan boquiabiertos a todos sus asistentes.

Otoño de 1111. Villadangos del Páramo se prepara para revivir la más cruenta de las batallas. En uno de los frentes se encuentra Alfonso I de Aragón. En el otro, Doña Urraca de León, su esposa, quien estará arropada por los aliados gallegos.

Un año antes Galicia estaba en manos de Alfonso, pero los aliados de Doña Urraca habían reconquistado Lugo y con dirección a León hicieron una parada en el municipio que hoy recrea estos hechos.

Villadangos fue el lugar elegido por Alfonso I, el batallador de Aragón, para tender una emboscada a la que un día había sido su mujer. La historia cuenta que las fuerzas de la reina no poseían más de 250 caballeros, mientras que el rey disponía de un ejército de casi 700 caballeros y 2.000 soldados de a pie dispuestos a dar su vida por Alfonso.

Arcos, espadas, palos y cualquier arma sirvió para intentar frenar al Batallador de Aragón, pero todo fue en vano. Tal y como recrean en Villadangos donde fieles a la historia, Alfonso I sigue venciendo de manera aplastante entre la expectación de los vecinos de la localidad.

Aunque en esta ocasión un joven soldado leonés empujado por el aliento de las gentes de Villadangos plantó cara al numero ejército de Alfonso I pareciendo por un momento que este año cambiaría la historia. Una dura lucha contra el monarca acabó con la vida del último soldado.

La batalla, conocida como La Matanza, por toda la sangre que se derramó sirvió al menos para salvar la vida del joven hijo de Urraca, Alfonso, quien fue perseguido por las tropas de su padre sin ningún éxito.

Años más tarde el joven Alfonso volvió a Villadangos, para recordar al pueblo su sacrificio por el Reino de León y entregar así el pendón que hoy lucen con orgullo los leoneses de esta localidad, que un año más celebra sus fiestas en torno a la batalla.

Fotos