El maquinista pidió el relevo «varias veces» antes de abandonar el tren en Osorno

  • El Sindicato de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios señala que se trata de un incidente «excepcional» y que responde a la normativa que impide rebasar las cinco horas y media de conducción continuada

El secretario de Organización del Sindicato de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf), Carlos Segura, ha explicado que el incidente ocurrido anoche durante el trayecto del Alvia que une Santander con Madrid -en el que el conductor decidió abandonar el tren en la estación de Osorno (Palencia)- es algo "excepcional" y se debe a una cuestión de "normativa", ya que por ley y por la normativa con la que cuentan actualmente no se pueden rebasar las cinco horas y media de conducción continuada.

Según el Sindicato, este maquinista iba a cumplir su jornada de conducción y avisó de esta circunstancia al centro de gestión, ha afirmado Segura, quien ha añadido que el trabajador no realizó el refrigerio establecido para que pudiera seguir la conducción y por lo tanto "no puede infringir la ley" y no pudo continuar el trayecto.

Carlos Segura ha aclarado que esta circunstancia no se debe a conflictividad laboral ni a una medida que tenga que ver con la falta de maquinistas, sino que es algo "excepcional" que pueda deberse a algún fallo en la coordinación para un sustituto. Además, el responsable de Organización de Semaf ha asegurado que se trata de un maquinista con antigüedad y experiencia en la empresa y ha reiterado la obligación de cumplir la normativa en cuanto a horas de conducción.

Según han informado fuentes del comité de empresa de Renfe en Cantabria, el maquinista "ya había preavisado varias veces" a la empresa de que estaba a punto" de cumplir su jornada máxima diaria de conducción y de que solicitaba el relevo. "Al no recibir contestación, cumplió su jornada y solicitó el relevo" en Osorno, sobre las nueve de la noche, ha explicado Óscar Martín (UGT).

Por su parte, Juan Loreto, de Comisiones Obreras, reitera que «debido a incidencias en el viaje, el maquinista había superado las horas que marca la Jornada de Conducción Continuada antes de llegar a Palencia». Este punto, incluido en el convenio colectivo de Renfe, señala que este periodo no puede superar las cinco horas y media. «Este hecho tenía que estar previsto por la empresa, hay un centro que gestiona las horas de conducción de los diferentes trenes y desde ahí debían haberse organizado para sustituirlo. En caso de que hubiera ocurrido cualquier percance, la culpa sería del conductor».