Vegetaciones en niños: ¿cuál es su tratamiento?

Un médico examina la garganta de una niña./González Molero
Un médico examina la garganta de una niña. / González Molero

LINDA ONTIVEROS

Quisiera saber qué son las vegetaciones y cuál es el tratamiento que se utiliza para tratar este problema en niños. También quisiera saber si se operan y cuál es el riesgo de que vuelvan a aparecer.

Las vegetaciones o adenoides junto con las amígdalas palatinas y la amígdala lingual constituyen el llamado anillo de Waldeyer. Un conjunto de estructuras lifoepiteliales de la faringe o garganta que colaboran en diversos procesos inmunológicos que tienen lugar en los primeros años de vida. De hecho, este tejido es más activo entre los 4 y 10 años de edad, momento a partir del cual tiende a involucionar.

En concreto, las adenoides se encuentran en la pared posterior y el techo de la rinofaringe que, de una manera resumida, es la zona de la faringe donde desembocan o terminan las fosas nasales y se comunican con el resto de la faringe. Si las adenoides son suficientemente grandes o hipertróficas, pueden llegar a obstruir esta comunicación generando la clínica propia de la hipertrofia adenoidea: obstrucción nasal con voz nasal, respiración por la boca, abundante salida de moco por la nariz, ronquido nocturno con pausas de apnea e infecciones de repetición.

El diagnóstico debe ser realizado por un especialista y se fundamenta en la clínica y en la exploración, viendo este tejido con un fibroscopio, un espejillo o una radiografía lateral del cráneo y, en ocasiones, palpando la hipertrofia.

El tratamiento consiste en su extirpación mediante adenoidectomía. Esta cirugía no se realiza en todos los pacientes que sufren esta patología ya que, en la mayoría de los casos, suelen disminuir de tamaño a partir de los cinco años de edad. Las indicaciones de la adenoidectomía se dividen en función de los síntomas que presente el paciente en:

Prioritarias: si el paciente sufre una hipertrofia junto con un cuadro de síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) o la sospecha de una enfermedad maligna.

Relativas: hipertrofia adenoidea con respiración oral mantenida (respiración con la boca abierta), rinorrea (salida constante de moco por la nariz), ronquido nocturno, rinolalia cerrada (voz de obstrucción nasal) o infecciones de repetición (otitis o rinosinusitis).

Esta cirugía se realiza a través de la boca y, hoy en día, bajo anestesia general. La recuperación suele ser rápida y el paciente suele poder irse a casa el mismo día. La mejoría suele ser espectacular y apreciarse la misma noche de la cirugía. Si bien, como toda intervención quirúrgica, no está exenta de complicaciones, siendo la hemorragia postquirúrgica la más frecuente. La recidiva o nuevo crecimiento del tejido adenoideo puede producirse pero rara vez crecen lo suficiente como para causar síntomas de nuevo.

Ante la sospecha de hipertrofia adenoidea, este consejo no sustituye a una consulta clínica con una correcta exploración otorrinolaringológica, ya que es necesario establecer el diagnóstico diferencial con otras enfermedades de manejo más complejo y, como ya hemos indicado, el tratamiento no está exento de riesgos que se deben de conocer y dependen de la técnica quirúrgica empleada por cada cirujano.

Dr. Manuel Gómez Serrano. Especialista en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. Hospital Clínico San Carlos. Universidad Complutense Madrid

Contenido Patrocinado

Fotos