La primera app 'antibullying' que obtiene pruebas legales para el juicio

Funcionamiento de Parental Click./RC
Funcionamiento de Parental Click. / RC

Parental Click es una herramienta para los padres basada en la jurisprudencia del Supremo para controlar a los hijos y prevenir los casos de acoso

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Actualmente en España más de un millón de padres espían a sus hijos en internet, a pesar de sentir que no hacen lo correcto. Además, en caso de acoso escolar, las pruebas que no se obtienen de forma legítima son desestimadas, alargando el proceso judicial y reduciendo la posibilidad de obtener una sentencia favorable.

Para ayudar a los padres a anticiparse a un problema y guiarles mejor a que enseñen a sus hijos conductas responsables en el uso de la tecnología nace Parental Click, una herramienta de control parental basada en la jurisprudencia del Tribunal Supremo para controlar a los hijos de forma consentida y prevenir los casos de acoso sexual, cibernético y escolar.

Tres de cada cinco casos que llegan a la sala de lo penal del Tribunal Supremo son por acoso a menores. Esto ocurre en muchas ocasiones porque las pruebas presentadas por la acusación no han sido obtenidas de forma legítima, de modo que son desestimadas. Las consecuencias de esto es el alargamiento durante años del proceso judicial, recurso tras recurso, incluso reduciendo las posibilidades de obtener una sentencia favorable.

Hasta el momento, las únicas herramientas disponibles eran aplicaciones espía que incluían un sistema de filtrado de contenido. Estas aplicaciones han ayudado a muchos padres a conocer situaciones que perjudican a sus hijos, pero no ayudan de forma eficaz a resolverlo. En caso de detectar un hecho denunciable, los padres primero tendrán que justificar su actuación y mostrar cómo se ha obtenido esa información.

Parental Click está diseñada para que toda la información que obtengan los padres pueda constituir una prueba procesalmente legítima de los hechos ocurridos. En caso necesario, su acción judicial será más breve y con mayores garantías de éxito. Es decir, no vulnera los derechos del acusado, ni el derecho a la intimidad del menor o del secreto de las telecomunicaciones.

Funcionamiento

La aplicación ha sido creada por el abogado español Pedro Valle y cuenta con el soporte de los expertos en psicología infantil, adolescente y familiar ‘Psiconueve’ y de la consultora tecnológica Grupo Hasten.

En caso de abuso o agresión, el menor cuenta con un recurso que puede activar en la app llamado 'Botón del Fuerte'. De esta manera, solo con mover el teléfono se activan los sistemas de geolocalización y grabación de imagen y sonido con la idea de obtener pruebas legítimas de lo ocurrido. La geolocalización permite identificar además el lugar exacto de los hechos, algo clave en un proceso judicial ya que “dependiendo de dónde ocurran los hechos, el coste de la indemnización tendrá que ser asumido según corresponda.

Cuando los niños estén bajo la responsabilidad de un profesional -colegio, actividades extraescolares, campamento…- éste será el responsable. Si ocurren en internet o fuera del centro, son los padres del agresor el que lo asumiría, según asegura Pedro Valle. “Esta indemnización puede alcanzar los 40 mil euros”, añade. El objetivo es evitar que los menores accedan a contenido inapropiado, compartan datos personales o imágenes que les puedan perjudicar ahora o en el futuro.

“Para el día a día, el resultado inmediato que se consigue con el uso de la app es que los menores recapaciten antes de hacer nada en internet: hablar con desconocidos, publicar fotos, comentarios, participar en juegos, bromas o concursos, hacer fotos de sus amigos, selfies… Si no quieren o pueden compartirlo con sus padres es un error crear ese contenido y muy peligroso compartirlo en redes”, concluye Valle.

Contenido Patrocinado

Fotos