La Audiencia da 5 días a Urdangarin para entrar en prisión

Iñaki Urdangarin sale de la Audiencia de Palma con la orden de ingreso en prisión en la mano. / Ballesteros (Efe)

Deberá presentarse voluntariamente en cualquier centro penitenciario de España antes del lunes | El expresidente balear Jaume Matas ha ingresado ya en la prisión de Aranjuez

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOPalma de Mallorca

La Audiencia Provincial de Palma ha dado cinco días al ex duque de Palma, Iñaki Urdangarin, para que ingrese en prisión. Antes del próximo lunes 18 de junio, deberá presentarse voluntariamente en cualquier centro penitenciario de España. El tribunal no le ha retirado el pasaporte, de modo que puede volver a Suiza para despedirse de su familia antes de entrar en la cárcel para cumplir los cinco años y diez meses a los que ha sido condenado por el Tribunal Supremo.

El marido de Cristina de Borbón ha llegado a las 12.13 horas a la sede judicial para recoger la notificación de su ingreso en prisión. A las puertas del tribunal ha sido recibido con abucheos y gritos como: 'Urdangarin, suelta el botín'; 'Los Borbones, a los tiburones'; o 'Iñaki, y a gastar, devuélvenos la pasta'.

Ha permanecido solo 13 minutos en la sede judicial, de donde ha salido a las 12.26 horas, con gesto grave y su orden de ingreso en prisión en la mano. A la salida ha sido de nuevo abucheado por varios de los curiosos congregados en la Plaza del Mercat, donde se ubica el tribunal, alguno de ellos portando la bandera republicana. Frente a la sede permanecían también apostados desde primera hora de la mañana los cerca de 150 medios acreditados para cubrir este trámite previo al inminente ingreso en prisión del cuñado de Felipe VI.

El marido de la Infanta aterrizó en la capital palmesana a las 9:46 horas de la mañana a bordo del vuelo de Easyjet 1513, que partió a las 8:25 horas de la ciudad suiza de Ginebra, donde reside en compañía de su familia. Como en sus anteriores visitas a la isla por el 'caso Nóos', fue trasladado a la sede judicial en un coche oficial sin distintivos y acompañado de su abogado, Mario Pascual Vives.

Urdangarin ha viajado solo en el vuelo desde Ginebra, según han informado varios pasajeros que han compartido vuelo con él. Vestido con aspecto informal (pantalón blanco y una chaqueta azul), en el aeropuerto de la ciudad Suiza ha intentado pasar desapercibido, esperando en el embarque en una zona retirada y mirando siempre hacia los ventanales. A su llegada a Palma ha sido escoltado desde la misma puerta del avión por un miembro de seguridad. El condenado no ha querido responder a las preguntas de los periodistas que viajaban en su mismo vuelo y que han intentado abordarle en los pasillos de la zona de salida del aeropuerto.

Diego Torres y Jaume Matas

Hacía un año, once meses y 20 días que el exduque de Palma pisaba la isla por última vez. Fue el 22 de junio. Aquel día, el tribunal que presidía Samantha Romero declaró el 'caso Nóos' visto para sentencia. Ese mismo tribunal, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma, ha citado para hoy -entre las 9 y las 14 horas- a Iñaki Urdangarin, Diego Torres y Jaume Matas para entregarles en mano el «mandamiento de prisión», una vez que el Supremo ha convertido en firmes sus penas.

El primero en llegar ha sido el exsocio de Urdangarin, Diego Torres, que entraba en la Audiencia Provincial de Palma poco después de las nueve de la mañana para que el tribunal le comunicara la orden de ingreso en prisión. El tribunal ha dado a Torres cinco días de plazo y ha aclarado que se trata de días seguidos, con lo que tiene hasta el lunes día 18 para hacer efectivo su ingreso. Torres cumplirá una condena de 5 años y 8 meses, después de que ayer el Supremo rebajara en 2 años y 10 meses la sentencia inicial de la Audiencia: confirmó la condena por un delito continuado de prevaricación en concurso con malversación y por fraude a la Administración y delito contra Hacienda, y le absolvió de tráfico de influencias y blanqueo.

Torres ha llegado a la sede acompañado de su abogado, Manuel González Peeters, un minuto después del inicio del plazo que le había dado el tribunal (de 9.00 a 14.00 horas), y ha abandonado el edificio judicial media hora después para subirse un taxi sin hacer declaraciones. El exsocio de Urdangarin podrá personarse con la orden de prisión en el centro penitenciario español que elija para iniciar el cumplimiento de la pena impuesta ayer por el Supremo.

Por su parte, Jaume Matas, condenado a tres años de prisión por el 'caso Nóos', ha ingresado ya en la prisión de Aranjuez, en Madrid, según ha confirmado el centro penitenciario. Fuentes de defensa ya habían avanzado esta mañana que el expresidente balear no tenía intención de presentarse hoy ante la Audiencia Provincial para recibir la orden de encarcelamiento, sino que ingresaría directamente en prisión.

Pocas opciones para esquivar la cárcel

La decisión del tribunal de notificar directamente las prisiones acerca, todavía más, a Urdangarin a la cárcel, ya que la sala ha descartado realizar una vistilla previa para decidir sobre el ingreso en prisión de los acusados e ir directamente a la ejecución de sentencia. El tribunal ha dado un plazo de cinco días para que el reo decida presentarse voluntariamente en una prisión de su elección. Ese margen temporal y la no obligación del preso de comunicar previamente la cárcel en la que va a ingresar dan cierto margen al marido de Cristina de Borbón para intentar entrar en prisión de la manera más discreta posible.

Al cuñado de Felipe VI le quedan muy pocas opciones para esquivar su inmediata entrada en la cárcel. La más habitual es presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales y, en tanto, pedir que la corte paralice de forma cautelar su ingreso en prisión.

El artículo 56 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional deja claro que, de forma general, «la interposición del recurso de amparo no suspenderá los efectos del acto o sentencia impugnados». No obstante, este mismo precepto abre la puerta a «la suspensión, total o parcial» de los efectos de «la sentencia impugnada» cuando la ejecución de la condena «produzca un perjuicio al recurrente que pudiera hacer perder al amparo su finalidad». No obstante, esta posibilidad es remota, ya que la corte no suele paralizar los ingresos en prisión de personas condenadas a más de cinco años (Urdangarin lo ha sido a cinco años y diez meses) y solo hace uso de esta prerrogativa para casos muy excepcionales o por motivos humanitarios.

El precedente más directo y cercano es el del rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, más conocido como 'Valtonyc', actualmente fugado en Bélgica. El pasado mayo el Constitucional le denegó el recurso de amparo (y la consiguiente paralización de su entrada en prisión) después de que el Tribunal Supremo confirmara la sentencia de tres años y medio de prisión (bastante inferior a la de Urdangarin) por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona.

Indulto

La otra opción para intentar esquivar la cárcel en el último momento es aun más remota y pasa porque el expresidente de Nóos anuncie su intención de pedir el indulto al Gobierno de Pedro Sánchez. La patata caliente en este caso pasaría de nuevo a la Audiencia Provincial de Palma, que es la que, según recoge el artículo 4 del Código Penal, sería la que debería decidir si suspende la ejecución de la pena, en tanto se resuelve la petición de gracia.

Según las fuentes consultadas, es «harto improbable» que el tribunal de Romero paralice la entrada en prisión por una petición de indulto cuyo resultado es más que incierto. No obstante, recuerdan estas mismas fuentes, fue esa misma sala la que permitió a Urdangarin seguir residiendo en Suiza cuando en febrero del año pasado fue condenado en primera instancia a seis años y tres meses de prisión.

Precisamente, la vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, ha descartado hoy que el Gobierno de Pedro Sánchez se plantee la posibilidad de indultar a Urdangarin. «Es irreal que alguien pueda valorar la petición de indulto», ha sostenido en una entrevista en RNE, donde ha recordado que su partido siempre ha defendido que el Gobierno «no pueda indultar» a los condenados por delitos de violencia de género o de corrupción.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos