Tres años de cárcel para el hombre que mató a un anciano en una discusión de tráfico

Los magistrados de la Audiencia madrileña no aprecian que con el puñetazo que le propinó el condenado tuviera intención de acabar con la vida del anciano, tal y como sostenía su defensa

EUROPA PRESSMadrid

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a tres años de cárcel a José María Pardo Suárez por un delito de homicidio por imprudencia grave en relación a la muerte hace un año de un hombre de 81 años de edad en el transcurso de una discusión de tráfico en un paso de peatones de Torrejón de Ardoz.

En el juicio, el fiscal solicitó para el procesado una condena de doce años de prisión por homicidio doloso, mientras que la familia de la víctima elevó la petición a 22 años. Sin embargo, los magistrados de la Audiencia madrileña no aprecian que el condenado tuviera intención de acabar con la vida del anciano, tal y como sostenía su defensa. Y en contra de la familia del fallecido, que murió una hora después del golpe.

De igual modo, los miembros del Tribunal de Jurado tampoco entendieron que existió tal dolo. En concreto, el Jurado Popular consideró por mayoría de siete de sus miembros, que «la acción del acusado consistió en propinar un puñetazo a la víctima sin que fuera su intención la de causarle la muerte».

La abogada defensora Sara Rodríguez Riley ha mostrado a Europa Press su satisfacción ante el fallo, dado que desde que se produjeron los hechos siempre han defendido que su cliente no actuó con intencionalidad. El acusado, de 21 años, ingresó hace un año en la cárcel, tiempo que se le computará con la pena.

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, pena a José María Pardo Suárez, como responsable como autor de un delito de homicidio por imprudencia grave, con la circunstancia agravante de abuso de superioridad. En concepto de responsabilidad civil, deberá pagar 150.000 euros a la viuda de la víctima y 24.500 euros a cada uno de sus hijos.

Los magistrados citan varias sentencias en las que se afirma el hecho de que dar un fuerte golpe en la cara no demuestra el dolo, así como que no hay elementos que permitan afirmar que un puñetazo en la boca tiene alta probabilidad de provocar la muerte.

En su declaración, el acusado relató que sólo le apartó el bastón después de que éste le llamara «gitano de mierda» en el transcurso de un encontronazo que tuvieron en un paso de peatones como consecuencia de ir a demasiada velocidad. Según su relato, el hombre cayó al suelo y se desnucó.

El hombre admitió que ese día iba bastante rápido, ya que un familiar le había comentado que su madre se encontraba mal. Cuando llegó al paso de peatones, tuvo que dar un frenazo al encontrarse de frente al fallecido. Éste le recriminó su velocidad, iniciándose entonces una discusión verbal.

Acusación fiscal

Según el fiscal, los hechos ocurrieron sobre las 12:10 horas del pasado 23 de mayo en Torrejón de Ardoz. En ese preciso instante el anciano, de complexión débil y ayudado por un bastón, comenzó a cruzar un paso de peatones pero cuando se encontraba atravesando la calle el acusado irrumpió con su automóvil en el paso de cebra «sin respetarlo y a gran velocidad».

El anciano le recriminó su actitud a voces y alzando su manos, momento en el cual José María Pardo frenó «bruscamente» el coche que conducía y entabló una discusión con la víctima durante la cual le propinó un puñetazo en la cara que provocó que el anciano cayera de espaldas y se golpeara la cabeza contra el suelo.

La Fiscalía pone de relieve la «gran corpulencia» del agresor que, a su vez, sacaba casi 20 centímetros de estatura al agredido y que, además, se diera a la fuga tras la agresión. Como consecuencia de los hechos la víctima sufrió una herida abierta en región occipital, traumatismo cráneo encefálico severo y una hemorragia intracraneal que le provocaron la muerte casi de forma instantánea.

Contenido Patrocinado

Fotos