Trapero prohíbe a los Mossos hacer «uso de la fuerza» para desalojar los colegios electorales

Carles Puigdemont saluda a Josep Lluís Trapero. /Afp
Carles Puigdemont saluda a Josep Lluís Trapero. / Afp

El 'major' ordena que los centros estén vacíos antes de las 6 de la mañana del domingo y que se incauten de las urnas y el material electoral; el responsable de la policía autonómica vuelve a dar plantón al ‘mando único’ de Interior en la reunión clave del despliegue del 1-O

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El 'major' de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha enviado un documento a los responsables del cuerpo en el despliegue de seguridad del próximo domingo en el que prohíbe hacer "uso de la fuerza" a los agentes para desalojar los colegios, siempre que la "resistencia sea pasiva". Las instrucciones solo facultan a los funcionarios a usar sus defensas en casos de agresiones.

El 'major' ordena que los centros estén vacíos antes de las 6:00 de la mañana del domingo y que se incauten de las urnas y el material electoral. Una patrulla uniformada acudirá a cada uno de los puntos de votación para cumplir los mandatos judiciales.

El documento, denominado "principios generales de actuación" para el despligue del domingo, subraya ante todo que "el uso de la fuerza, ante conductas de desobediencia pasiva, no podrá ir más allá del acompañamiento de personas hacia el exterior del centro o para permitir abrir un pasaje que deje acceder a la policía para hacer las comprobaciones y las acciones ordenadas en la interlocutor judicial".

"En ningún caso –apunta Trapero- se usará la defensa policial extensible u otros elementos de naturaleza similar durante estas acciones". Los policías solo podrán usar las porras en casos extremos: "Esta premisa únicamente decaerá en el caso de agresiones a terceras personas o a la propia policía, que obligue a repelerlas, dirigiendo su acción en todo caso y únicamente sobre las personas que estén provocando las mencionadas agresiones y nunca de manera generalizada".

Como ya viene avisando el major, el 1-O, "las actuaciones se regirán por los principios básicos de actuación, especialmente los de congruencia, oportunidad y proporcionalidad y tendrán que imperar la contención y la mediación de cara contribuir a facilitar el mantenimiento de la paz social y la convivencia".

Trapero, además, llama a sus mandos a pensarse dos veces la contundencia. "En todos los casos, antes de adoptar una resolución que comporte el uso de la fuerza, se tendrá que tener en cuenta cuáles serán las consecuencias de una posible intervención policial", apunta la orden, que insiste en "evitar generar un mal mayor del que se trata de evitar y especialmente cuando entre las personas concentraas haya presencia de menores personas mayores otros colectivos vulnerables".

Reunión clave

Por otro lado, Trapero, ha vuelto a dar plantón al 'mando único' de Interior en la reunión clave de coordinación sobre el despliegue contra el 1-O hoy en Barcelona. En su lugar ha enviado a Ferran López, comisario superior de Coordinación Territorial del cuerpo, quien se ha encontrado a primera tarde de la hora con el director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, coronel Diego Pérez de los Cobos y con los mandos de la Guardia Civil y Policía. "En la reunión se ha llevado a cabo en primer lugar un análisis de la situación y de los diferentes escenarios que pueden producirse los próximos días", según ha informado Interior.

El departamento que dirige Juan Ignacio Zoido ha explicado que en el encuentro "se ha realizado un planteamiento común del dispositivo con la distribución de funciones de cada cuerpo y se han establecido los órganos de coordinación y seguimiento, así como de los criterios de activación de apoyos mutuos de cara a las actuaciones previstas para dar cumplimiento al mandato del Auto de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos