Un motín en el CIE de Murcia deja 26 fugados y 15 heridos

Agentes de la Policía Nacional, anoche, vigilan las instalaciones del CIE. / E. Botella / AGM

Seis policías nacionales y siete inmigrantes sufrieron heridas durante el incidente, que se inició cuando los internos forzaron una reja

JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Un dispositivo compuesto por agentes de la Policía Nacional, de la Policía Local y de la Guardia Civil buscan desde la pasada noche a 26 inmigrantes fugados del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera la Verde tras un altercado que ocasionó seis agentes y siete inmigrantes con heridas leves.

Los fugados esperaron su momento a la hora de la cena en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) y, ya en el comedor, comenzaron a romper el mobiliario. Pasaban unos minutos de las 20.30 horas del pasado viernes cuando los policías nacionales se vieron sorprendidos por los inmigrantes que empezaron a emplear las patas de las mesas y las sillas que habían destrozado, para hacer palanca en la reja de seguridad que separa la estancia en la que comen de la cocina. Los internos accedieron a esas dependencias porque tienen una ventana que da a un patio, a través del que empezaron a saltar la valla del CIE de Sangonera la Verde. La fuga estaba en marcha.

«Los barrotes son gordísimos y los han reventado con una violencia de la hostia; en mi vida he visto algo así», comentaba, aún con el susto en el cuerpo, un miembro del personal de servicio del CIE a ‘La Verdad’. Los trabajadores de la cocina huyeron asustados ante la avalancha que se les venía encima. Los policías nacionales tuvieron que equiparse con escudos y porras para contener el motín. Pocos minutos después se personaron en el centro ‘antidisturbios’, así como varios ‘zetas’, para reforzar la seguridad de las instalaciones y comenzar el dispositivo de rastreo de los amotinados que lograron fugarse.

Durante el enfrentamiento entre ‘sin papeles’ y funcionarios, según fuentes sanitarias, al menos seis policías nacionales y siete inmigrantes sufrieron lesiones. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía confirmaron que no hubo «heridos de gravedad», solo policontusionados. Y cifraron el número de internos huidos entre diez y quince. Pero este diario, a pie del centro, fue informado de que más de una veintena se había escapado. En los alrededores se desplegó un dispositivo de búsqueda de los fugados y en la carretera de Sangonera la Verde, en dirección a El Palmar, se colocaron cuatro coches patrulla para controlar la salida de la pedanía.

Por la rambla próxima al CIE, pasadas las diez de la noche, se veían las luces de las linternas de una pareja de agentes buscando inmigrantes huidos y en las torres de fluido eléctrico se observaba a un policía subido oteando los solares próximos a Mercamurcia. Las patrullas a pie se intercalaban con las de vehículos policiales por carreteras y vías de servicio del entorno.

Un centro «saturado»

Convivir sin Racismo explicó que, el pasado jueves, las instalaciones acogían a 120 internos y achacó la revuelta a que la capacidad del centro estaba sobrepasada. «Para el personal que tiene el CIE, albergar a más de 90 personas supone una saturación y malas condiciones», lamentó la ONG. También denunció que el cupo máximo «se ha rebasado desde mediados de octubre» fruto de la continua llegada de pateras.

El incidente de anoche reaviva los rescoldos de la ‘hoguera’ en que se convirtió el CIE de Sangonera la Verde en los últimos meses del año pasado, cuando se registraron tres motines en apenas cuarenta días, con un balance de 81 internos fugados y 14 policías heridos.

Fotos