Condenado a doce años de prisión un vigilante de Tabacalera por abusar sexualmente hasta cinco veces de una subordinada

Se aprovechó de su posición para chantajearla con despedirla

EUROPA PRESSMadrid

La Sección número 16 de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a doce años y un día de prisión a un antiguo vigilante jefe de seguridad del edificio de Tabacalera por abusar sexualmente de una subordinada hasta en cinco ocasiones chantajeándola con despedirla si se negaba.

De acuerdo con una sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press y adelantada por la Cadena Ser, los magistrados consideran probado que Carlos María O.T. abusó sexualmente de una vigilante subordinada "haciéndole creer que su puesto laboral dependía de él ya que era quien elaboraba los cuadrantes de los turnos laborales y que podría promover que la despidieran". "Con la intención de satisfacer su ánimo libidinoso", la sentencia, que ya ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo, recoge que Carlos María abusó y agredió sexualmente hasta en cinco ocasiones de su víctima desde julio de 2011 hasta junio de 2013.

El primero de los episodios tuvo lugar en octubre de 2011, sobre las 18.30 horas en el sótano de Tabacalera, Carlos María pidió a su víctima que le acompañara para abrir el portón de dicho lugar y poder salir con su moto. Una vez allí, el agresor "le agarró de la camisa fuertemente, la empotró contra unas columnas y, tras decirle que si no hacía lo que él quisiera no le asignaría más horas extras, le comenzó a besar por el cuello". El segundo abuso tuvo lugar a mediados del año 2012 sobre las 6.30 horas de la mañana. La víctima se encontraba en los vestuarios de Tabacalera cambiándose de ropa, cuando Carlos María entró y, "valiéndose de la superioridad ejercida sobre ella", le bajó los pantalones y empezó a hacerle tocamientos por el cuerpo.

Los magistrados también explican que hasta en tres ocasiones Carlos María obligó a su víctima a presenciar cómo se masturbaba "al tiempo que le efectuaba tocamientos por el pecho" a pesar de su negativa. Todas estas situaciones se produjeron "bajo amenaza de no asignarle más horas extras y de promover su despido".

La sentencia también recoge el testimonio de otras compañeras de la víctima que aseguran haber sido objetos también de los abusos por parte del condenado. Por ejemplo, una de ellas relata que "le echó los brazos por encima y pretendió besarla, a lo que se negó". Entonces, Carlos María se enfadó y le dijo que tenía puestos rotativos y que si accedía la dejaría en el que más le gustara. Otra de ellas llegó incluso a denunciar al acusado ante la Audiencia Provincial de Madrid pero resultó absuelto en diciembre del año pasado.

Por todos estos hechos, los magistrados han condenado a Carlos María a seis años de prisión como autor de un delito de agresión sexual, cuatro años por el delito de abusos sexuales y dos años y un día por delito continuado de abusos sexuales. Además, como ha adelantado la Cadena Ser, deberá indemnizar a su víctima con 18.000 euros y tendrá prohibido acercarse a ella a menos de 500 metros, así como de comunicarse con la misma por un tiempo superior a ocho años. También se le impondrá libertad vigilada durante 10 años una vez cumpla la pena de prisión y deberá participar en programas de educación sexual.

Por último, Prosegur y Seguriber, las dos empresas de seguridad para las que trabajó el condenado, deberán abonar en concepto de responsabilidad civil subsidiaria 6.000 y 12.000 euros, respectivamente.

Fotos