Dimite un alcalde de Granada tras dar positivo en drogas en un accidente de coche

El ya exalcalde de Huélago, Fco. Javier Martínez.
El ya exalcalde de Huélago, Fco. Javier Martínez.

El ya exregidor de Huélago reconoce estar «muy afectado» por las consecuencias del incidente y desea una pronta mejoría al afectado

R. I.Granada

El alcalde del municipio granadino de Huélago, Francisco Javier Martínez, ha presentado este martes su dimisión tras verse involucrado en un accidente de tráfico el pasado domingo y ha lamentado lo ocurrido, a la vez que ha pedido disculpas a los accidentados.

El ya exregidor ha reconocido estar "muy afectado" por las consecuencias derivadas del accidente, que dejó dos heridos; de ellos, uno ingresado en la UCI del Hospital de Baza con pronóstico muy grave. Así, el alcalde ha dicho que su principal preocupación en estos momentos es el estado de salud de quien sigue actualmente ingresado, y al cual le desea mejoría y "una pronta recuperación".

De igual modo, se pone a disposición de la familia para colaborar en todo lo que sea necesario. Por su parte, la Dirección provincial del PSOE ha valorado la decisión del exalcalde de dimitir y su trabajo al frente del Consistorio. Y todo ello, después de que la Guardia Civil lo detuviera el 18 de junio al mediodía tras ese accidente en el que dio positivo por drogas en la primera prueba.

Positivo en drogas

Los hechos sucedieron en la A-92 Norte, concretamente en el kilómetro 63,500 término municipal de Cúllar Baza. La cabeza tractora de un camión que conducía el regidor socialista de Huélago chocó contra un turismo averiado que se encontraba en el arcén. El fuerte impacto dejó a los dos ocupantes del coche heridos graves. Un dispositivo del 061 evacuó a los dos jóvenes, un hombre y una mujer, hasta el hospital de Baza. Ella ha recibido ya el alta, pero el otro herido sufre un traumatismo craneoencefálico.

Tras efectuarle las correspondientes pruebas, dio negativo en alcohol y positivo en la primera prueba de drogas. Hace falta recordar que tras esa primera prueba, los agentes de Tráfico remiten al laboratorio de toxicología una segunda muestra de saliva que ratificará o no ese primer positivo e incluso el conductor puede pedir un análisis de sangre para cerciorarse aún más de la existencia de drogas en el organismo.

Frente a lo que ocurre con las pruebas de alcohol, las de drogas sólo atestiguan, al menos en la primera prueba, que existen rastros de una sustancia estupefaciente en el organismo y del tipo que es, no así la cantidad que sí quedará reflejada en la segunda prueba analizada en el laboratorio. Esto quiere decir que el conductor puede dar positivo en la primera prueba, pero la segunda es la encargada de corroborar, o no, que conducía bajo los efectos de la sustancia estupefaciente en función de la cantidad acumulada en el organismo.

De ello dependerá, que la sanción por el consumo sea administrativa con una multa de mil euros y detracción de seis puntos del carné de conducir o vaya por la vía penal con un castigo de cárcel. Dicho de otra manera, la infracción administrativa penaliza el mero rastro de drogas en el organismo del conductor y la vía penal tipifica la influencia de las drogas en la conducción.

La Guardia Civil de Tráfico inmovilizó el camión y se llevó en calidad de detenido al conductor, acusado de un delito contra la seguridad vial y otro por imprudencia grave. Martínez pasó la noche del domingo en los calabozos de la Guardia Civil de Guadix y el 19 de junio pasó a disposición del juzgado de guardia de Baza.

Fotos