Miles de personas exigen en Barcelona la «libertad de los presos políticos» y la República

Una de las recientes manifestaciones convocadas por la ANC y Òmnium. / Reuters I EP

Puigdemont ha pedido al independentismo que siga «muy activo» en una manifestación sin la presencia de Forcadell por consejo de su abogado pero con protagonismo para los familiares de los exconsellers encarcelados

AGENCIASBarcelona

Miles de personas -750.000 según la Guardia Urbana- se han manifestado este sábado a lo largo de la calle Marina de Barcelona con una consigna unánime: "Libertad presos políticos", en relación de los encarcelamientos de ocho consellers cesados del Govern y de los presidentes de ANC y de Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Entre los asistentes han estado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; Neus Munté, Carles Campuzano (PDeCAT), Roger Torrent (ERC), Benet Salellas, David Fernàndez, Gabriela Serra (CUP), Elisenda Alamany (CatComú), Joan Josep Nuet (EUiA), el exlíder de Podem Albano Dante Fachin, Andoni Ortuzar (PNV), Germà Gordó y Teresa Pitarch (Nova Convergència).

Más información

La manifestación también ha servido para reivindicar la República, declarada en el Parlament el 27 de octubre pero que no se ha llegado a materializar, ya que el Estado aplicó el artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía.

El lema de la manifestación, organizado por la ANC y Òmnium, ha resumido las dos ideas: "Libertad presos políticos. Somos república", y se celebra a menos de un mes de la campaña de las elecciones del 21 de diciembre.

El presidente cesado de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, con un mensaje grabado en vídeo ha arengado a los manifestantes, pidiéndoles que sigan "muy activos" durante el proceso soberanista y porque lo necesitan quienes son investigados por la declaración unilateral de independencia.

"No nos dejemos atemorizar, atenazar, por aquellos que querrían imponer la ley del 155, recortar nuestras libertades y aniquilar, vejar, humillar a nuestras instituciones. Os queremos oír, y seguro que los que estamos en Bruselas o los que están en la prisión oiremos vuestro clamor. Muchísimas gracias", ha dicho Puigdemont en su mensaje, proyectado al final de la marcha.

También ha pedido que "todo el mundo escuche estas voces plurales que envían un mensaje muy nítido y claro". Y luego ha concretado estos mensajes: "En el Estado español así no se puede continuar; a la comunidad europea: deje de mirar hacia otro lado", y que todos los demócratas del mundo miren al pueblo catalán porque está en pie, digno y quiere decidir a través de las urnas, sin violencia, según ha dicho.

Puigdemont ha pedido que los dirigentes soberanistas investigados puedan cumplir el mandato de las pasadas elecciones catalanas: "Luchar por nuestras instituciones, libertades, nuestra manera y nuestro derecho a hacer un país nuevo, mejor, diferente". Ha agradecido que se pueda "expresar con un clamor unitario" que hace falta libertad, democracia, y ha exigido que la gente investigada que está dentro o fuera de la cárcel puedan volver a sus casas.

Sin presencia de Forcadell

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, no ha acudido a la manifestación, que había sido convocada por Assamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural para exigir la puesta en libertad de sus respectivos presidentes, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Según han informado fuentes del entorno de Forcadell, así se lo ha recomendado su abogado después de que el pasado viernes, tras depositar una fianza de 150.000 euros, ella saliera de la cárcel en la que había ingresado la noche anterior por orden del Tribunal Supremo mientras la investiga por rebelión, sedición y malversación.

Así, no ha formado parte de las decenas de miles de personas que en las calles barcelonesas han exigido la libertad de Sánchez y de Cuixart junto a la de los ocho exconsellers del Govern encarcelados desde la semana pasada por orden de la Audiencia Nacional: Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Joaquim Forn, Carles Mundó, Meritxell Borràs y Dolors Bassa.

El escenario de las arengas

La cabecera se ha situado en la calle Marina a la altura de la calle Pujades y ha avanzado unos 500 metros hasta a la avenida Icària, donde en un escenario se han escuchado las arengas de varios políticos y algunas actuaciones musicales. Como nota destacada, la marcha ha tenido una cabecera de honor con los familiares de los encarcelados, todos en prisión sin fianza dictada por la jueza Carmen Lamela.

Ha sido la sexta movilización del soberanismo catalán desde que en la Diada del 11 de septiembre se abrieran los dos meses más intensos de su proceso independentista, incluyendo el 1-O la celebración del referéndum, luego la ambigua declaración de la República y posteriormente la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española por orden del Gobierno central.

Desde el inicio del curso político tras el verano, ha habido la concentración de la Diada -11 de septiembre-; dos 'paros generales' -3 de octubre y 8 de noviembre; una protesta contra la detención de los altos cargos del Govern relacionados con el referéndum -20 de septiembre-, y dos concentraciones previas para reclamar la libertad Sànchez y Cuixart -17 y 21 de octubre-.

Fotos