El segundo mensaje en defensa de la unidad de España en democracia

Mensaje de Juan Carlos I la noche del 23-F./
Mensaje de Juan Carlos I la noche del 23-F.

Felipe VI evoca la imagen de su padre dirigiéndose de forma excepcional a la nación la noche del 23-F

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El Rey se dirigió anoche a la nación en el que fue su primer mensaje institucional televisado, al margen de la alocución anual de Nochebuena. Una fórmula que su padre Juan Carlos I solo utilizó en ocasiones muy excepcionales, como la madrugada del 23-F, tras los atentados del 11-M o en el anuncio de su abdicación.

MÁS INFORMACIÓN

«He ordenado a las autoridades civiles y a la junta de jefes de Estado Mayor que tomen todas las medidas necesarias para mantener el orden constitucional», anunció don Juan Carlos pasadas las 00.15 horas del 24 de febrero de 1981, en un discurso institucional que trajo la tranquilidad a un país en vilo. Apenas seis horas antes, cerca de 200 guardias civiles, encabezados por el teniente coronel Antonio Tejero, habían tomado el Congreso y retenían al Gobierno en pleno y a los 350 diputados que asistían a la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo.

Vestido con el uniforme de capitán general de los Ejércitos y en su despacho, el Rey se coló en los hogares de millones de españoles para reafirmar a la Corona como «símbolo de la permanencia y unidad de la Patria». «No se puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través de referéndum», remarcó en su alocución, que apenas superó el minuto y medio y con el que se ganó su legitimidad ante los españoles.

Tuvieron que pasar 23 años y que Madrid sufriese el mayor atentado terrorista perpetrado jamás en España y en Europa para que Juan Carlos I volviese a dirigirse a la nación fuera de su tradicional mensaje navideño. «Vuestro Rey sufre con todos vosotros», dijo entonces el Monarca, visiblemente conmocionado. Al-Qaida acababa de asesinar a 192 personas. La explosión de diez mochilas cargadas de explosivos y escondidas en distintos trenes de cercanías, se cruzaron en su camino.

En su discurso, de riguroso luto y con la bandera nacional de fondo con un crespón negro, el entonces jefe del Estado apeló «a la unidad, la firmeza y la serenidad para defender la convivencia pacífica y democrática que garantiza la Constitución, por encima de las diferencias».

El Rey comenzó su intervención recordando a quienes se encontraron «brutalmente confrontados con la muerte y el sufrimiento» y subrayó que España es «un gran país», que ha demostrado «con creces» su capacidad para superar «retos y dificultades».

El adiós a Suárez

Diez años después, el 23 de marzo de 2014, don Juan Carlos se volvió a dirigir a los españoles para homenajear al recién fallecido Adolfo Suárez, el «amigo leal» y el «colaborador excepcional» que le ayudó a que el país transitara de la dictadura a la democracia en los años 70.

Sentado junto a la última foto de ambos, esa en la que caminan juntos, de espaldas y con el brazo del Monarca por detrás de los hombros del Duque de Suárez, que ya no le recordaba, don Juan Carlos reafirmó su «gratitud» hacia él. «Mi dolor hoy es grande», reconoció apesadumbrado.

Apenas dos meses después, el Rey intervino nuevamente ante la nación para explicar los motivos de su renuncia a la Corona. «Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías y con una nueva forma de enfrentar la realidad», aseguró con la emoción contenida.

El Monarca agradeció la inestimable ayuda de la Reina Sofía y alabó la «madurez, la preparación y el compromiso necesarios» de don Felipe para ser el jefe del Estado. Don Juan Carlos se despidió con una frase para el recuerdo: «Guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón».

Contenido Patrocinado

Fotos