Rajoy y Sánchez se preparan ya para otro 155 sin fecha de caducidad ni elecciones en el horizonte

Sánchez y Rajoy, en un momento de su encuentro de ayer en la Moncloa. / EFE

El presidente del Gobierno y el líder de la oposición dan aun así un margen a Torra contra el criterio de Rivera, que exige actuar ya

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

No actuarán hasta considerar que se han «cargado de razones» y que los actos del futuro Gobierno catalán lo justifican, pero Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se preparan ya para recurrir de nuevo al artículo 155 de la Constitución, es decir, para que el Ejecutivo vuelva a tomar las riendas de Cataluña. Esta vez, según apuntaron tanto el secretario general del PSOE y el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, no se trataría, además, de una intervención con un plazo temporal fijo.

«En octubre, el objetivo era restablecer la legalidad y que los catalanes hablaran -recordó Sánchez en la comparecencia que siguió a su encuentro con Rajoy en la Moncloa, para analizar la situación creada tras la investidura de Quim Torra-; ahora, en el inicio de la legislatura, el sentido de la aplicación sería distinto». Populares y socialistas sostienen que, después de lo vivido, si el nuevo Gobierno de la Generalitat retoma la senda emprendida por Carles Puigdemont y rompe con la legalidad vigente, no tendría ningún sentido fijar como meta la convocatoria de elecciones autonómicas. «Las ha habido hace cuatro días», justificó Maillo.

Ni el presidente del Gobierno ni el líder de la oposición especificaron cuáles serían los términos exactos de esa eventual intervención y tampoco cuál sería su detonante. Sánchez argumentó, de hecho, que habrá que esperar a ver el alcance del «desafío» que pueda plantear Torra. Pero en el PSOE sí admiten que no se repetiría sin más el acuerdo anterior. Apuntan, por ejemplo, que la decisión de dejar fuera del acuerdo de octubre TV3 y los demás medios públicos de comunicación catalanes tendría que ser revisada. «Está claro -apuntó el jefe de filas de los socialistas- que todos hemos aprendido».

La amenaza, en todo caso, quedará por el momento en el aire. Torra tendrá su margen de actuación. Ni Rajoy ni Sánchez contemplan la posibilidad de mantener en vigor de manera preventiva, como reclama Albert Rivera, las medidas acordadas el pasado 27 de octubre, cuando el Parlamento catalán aprobó la declaración unilteral de independencia. Argumentan que por muy alarmantes que puedan resultar las manifestaciones del presidente 'in péctore' de la Generalitat, no se ha vulnerado la ley.

Nuevo Gobierno

El texto aprobado en octubre en el Senado establecía que una vez se constituyera el nuevo Gobierno catalán se levantaría el 155. Aún hay ciertas dudas de que el Gobierno de Torra llegue a constituirse porque su intención es recuperar a los exconsejeros de Puigdemont. La mayoría están procesados y una vez el procesamiento sea firme no podrán ejercer cargo público alguno, así que, en cualquier caso, su nombramiento sería temporal. Pero, además, el juez Pablo Llarena tendría que dejarles salir de prisión para tomar posesión del cargo. Los dos grandes partidos creen, sin embargo, que el magistrado puede habilitar alguna fórmula para que juren o prometan desde prisión. «El Tribunal Supremo ha sido generoso en otras ocasiones», aducen.

Rajoy evitó aclarar dónde pone el límite a Torra, al que aseguró estar dispuesto a recibir para entablar un diálogo dentro de la ley. «No quiero hablar de líneas rojas -dijo durante una comparecencia en Sofía junto al primer ministro búlgaro, Boyko Borissov- porque quiero que se recupere la normalidad». En todo caso, en un comunicado suscrito por Sánchez, advirtió de que no se permitirá la creación de «estructuras políticas» no estatutarias como las que ya han anunciado los secesionistas: un Consejo de la República presidido por Puigdemont «desde el exilio» y una Asamblea de Cargos Electos separatistas.

El mismo texto habla de dar una respuesta «pactada y proporcional» a los envites independentistas. Una respuesta a la que el presidente y el líder socialista invitaron a sumarse a Albert Rivera y a Pablo Iglesias. Con el dirigente de Ciudadanos, Rajoy se encontrará este jueves, a su regreso de Bulgaria. Ayer el dirigente liberal ya adelantó su posición crítica con los planteamientos de PP y PSOE, a los que acusa de no hacer nada, y avisó de que irá a la Moncloa con «soluciones». El líder de Podemos, de momento, no ha sido convocado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos