«Las pruebas contra Pablo Ibar tienen agujeros»

La defensa de Pablo Ibar ve a su cliente «muy esperanzado» de ser absuelto en el nuevo juicio después de que el año pasado el Supremo de Florida anulara su condena a muerte

EUROPA PRESSVITORIA

Benjamin Waxman, letrado que coordina la defensa de Pablo Ibar en la repetición del juicio ordenada por el Tribunal Supremo de Florida, ha afirmado este lunes que todas las pruebas que presenta el Estado de Florida contra su defendido son "débiles" y pueden ser "cuestionadas", por lo que confía en que el jurado, en esta ocasión, reconocerá que es "inocente".

"Además de los múltiples defectos, agujeros, que tienen las pruebas que quiere presentar el Estado (de Florida), también tenemos pruebas positivas de que Pablo no estaba ahí", ha advertido Waxman en rueda de prensa en Vitoria, en la que ha estado acompañado por el portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, Andrés Krakenberger.

Según ha recordado Waxman, "hoy por hoy" Pablo Ibar es la única persona que el Estado de Florida tiene como sospechoso en este caso, ya que el otro acusado con el que fue juzgado inicialmente ha sido puesto en libertad sin cargos. Por tanto, ha agregado, "no nos sorprende en absoluto que hayan decidido 'tirar para adelante' con el caso otra vez, a pesar de los problemas que tienen con las pruebas con las que cuentan".

Para constatar la "debilidad" de las mismas, Waxman ha indicado que éstas, "básicamente", se limitan a las que ya contaban cuando se produjo su detención. "Sabemos que hay una imagen del perpetrador tomada durante el crimen; que tiene una similitud, un parecido superficial con Pablo. Es por eso que, inicialmente, fue sospechoso en este caso. Desde entonces, hemos tenido un experto que ha hecho un análisis de esa imagen, y que ha demostrado grandes discrepancias entre la imagen de Pablo, y esa imagen granulada, borrosa, del vídeo", ha añadido.

Además, ha subrayado, hay un testigo que afirma haber visto a Ibar y al otro acusado antes de que se produjeran los asesinatos "con una pistola", similar a la que se ve en el vídeo, y ese mismo testigo "mantiene que los vio después de los asesinatos", pero "la credibilidad de ese testigo fue gravemente tocada" en los otros juicios a los que fue sometido Pablo, ha remarcado Waxman. "Es una persona que era un usuario a diario de narcóticos y se demostró que tenía cuentas pendientes con Pablo, y su testimonio fue rechazado en el juicio en el que el otro acusado fue puesto en libertad", ha precisado.

Por tanto, ha subrayado, "hay problemas con todas las pruebas" que presenta el Estado, que ahora tiene que "demostrar más allá de toda posible duda" la culpabilidad de Ibar. "Por nuestra parte, también tenemos testimonios de que Pablo estaba en otro lugar en esos momentos y, sencillamente, tiene una coartada, estaba en otro sitio, y era absolutamente imposible que estuviera donde el Estado mantiene que estaba. Por tanto, además de los múltiples defectos, agujeros, que tienen las pruebas que quiere presentar el Estado, también tenemos pruebas positivas de que Pablo no estaba ahí", ha agregado.

Por todo ello, ha asegurado que tanto él como su equipo de letrados, tienen "todas las esperanzas del mundo" en que el jurado, en esta ocasión, reconocerá, -"hay dudas fundadas"-, que Ibar es inocente. "Pienso que todas las pruebas del Estado son débiles, y todas pueden ser cuestionadas", ha declarado.

A Pablo Ibar se le detuvo en 1994 como presunto autor de la muerte de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno, y de dos de sus bailarinas, Sharon Anderson y Marie Rodgers, y seis años más tarde fue condenado a pena de muerte. El 4 de febrero de 2016, el Tribunal Supremo de Florida anuló la sentencia al estimar que el procesado no había tenido una defensa letrada eficaz. El 5 marzo de 2018 volverá a sentarse ante un jurado para demostrar su inocencia. El ánimo del condenado, según su abogado, es "fuerte" y cree que el jurado le absolverá, aunque se encuentra "algo nervioso" porque sabe "lo que se juega".

Fotos