Prisión a los tres «soldados» del Daesh detenidos en Madrid y Gerona

Prisión a los tres «soldados» del Daesh detenidos en Madrid y Gerona

Formaban parte del aparato de comunicación y propaganda de la organización terrorista, según el juez

MATEO BALÍNMadrid

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha enviado hoy a prisión provisional sin fianza (incondicional) a los tres detenidos el pasado martes en Figueres (Girona) y en Parla (Madrid) por su presunta vinculación al Daesh (ISIS) y por incitar de manera directa a la comisión de atentados en España. El magistrado les imputa un delito de integración en organización terrorista, según han informado fuentes de la Audiencia Nacional.

Los tres “soldados”, junto con un cuarto detenido en Tánger (Marruecos), suponían para la Comisaría General de Información de la Policía Nacional "objetivos claves" de la lucha antiterrorista por difundir material yihadista radical en Internet e incitar a la comisión de atentados en España, además de que todos tenían sus perfiles en redes sociales al servicio de la propaganda yihadista.

El arrestado en Tánger es, según informó el Ministerio del Interior, un peligroso y conocido integrante de Daesh que llegó a generar más de 300 perfiles en redes sociales y que trabajaba dentro de la dirección del aparato propagandístico de la organización.

Por su parte, los arrestados en Figueres son dos hermanos de origen marroquí de 30 y 31 años que se dedicaban a administrar una compleja red de comunicación para potenciar la propaganda de la organización yihadista.

Red de comunicación

Según Interior, ambos se dedicaban a administrar la compleja red de comunicación restringida con la que la organización terrorista difunde masivamente su propaganda y llegaron a "hackear" los perfiles sociales de usuarios ajenos a la causa, accediendo a sus cuentas y publicando de manera ilegal contenidos proselitistas.

El cuarto detenido en la localidad madrileña de Parla es un ciudadano marroquí nacionalizado español de 44 años que, según los investigadores, estaba en un avanzado proceso de radicalización, que le había llevado ya a intentar captar cómplices con los que planear la comisión de atentados.

No guardaba medidas de seguridad y efectuaba publicaciones en abierto, mostrando un carácter más desafiante al evitar ocultarse, además de realizar tareas de adoctrinamiento sobre algunas personas de su entorno, un hecho de evidente peligrosidad ya que el avanzado proceso de radicalización que presentaba le provocaba ensalzar de manera reiterada y continua los atentados kamikazes y las acciones de martirio, según Interior.

Contenido Patrocinado

Fotos