Los sospechosos del crimen de la niña de Valladolid, bajo el protocolo de suicidios

Concentración en Valladolid en recuerdo de la niña fallecido. / Nacho Gallego (Efe) I Atlas

Asociaciones contra la violencia de género se concentran en la ciudad y leen un manifiesto de repulsa

M. J. PASCUALValladolid

Valladolid exige, en una protesta muda de horror, responsabilidades por el crimen de la pequeña Sara, de 4 años, fallecida el jueves pasado vícima de abusos sexuales y una vida de maltrato continuado. Mientras que su madre, Davinia M. G., de 37 años, natural de Pedrajas de San Esteban y militar en activo del RETES 22 (Comunicaciones) en el Palacio Real de Valladolid, y la pareja sentimental de ésta, exmilitar mecánico de helicópteros, pasan su primer día en el centro penitenciario de Villanubla como presuntos autores de los malos tratos que han acabado con la vida de la pequeña, varias asociaciones de víctimas y lucha contra la violencia de género han convocado en Fuente Dorada una concentración de repulsa por el crimen.

Después de que el Juzgado de Instrucción número 6 en funciones de guardia ordenara ayer tarde el ingreso de la pareja en prisión preventiva sin fianza, varias asociaciones de víctimas y lucha contra la violencia de género han convocado en Fuente Dorada una concentración de repulsa por el crimen, en la que se ha leído un manifiesto.

A ambos sospechosos se les ha aplicado el protocolo antisuicidios, como se hace habitualmente con presos que ingresan como sospechosos de delitos tan graves, informaron fuentes penitenciarias.

El Juzgado, que mantiene el secreto de sumario, prosigue con las investigaciones para esclarecer las circunstancias del brutal caso y está a la espera de conocer el informe de la autopsia.

Fotos