Sánchez abre la puerta a una España de más de tres naciones

Pedro Sánchez durante el desayuno informativo. / Efe

El secretario general del PSOE sostiene que «al menos» Cataluña, País Vasco y Galicia han reclamado su reconocimiento propio

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Sin poder definir cuántas naciones coexisten en España, el secretario general del PSOE sostiene que “al menos” tres comunidades han manifestado su voluntad de reconocimiento propio. País Vasco, Cataluña y Galicia. Pedro Sánchez, sin embargo, no pone límites a su concepto, “complejo”, de plurinacionalidad y abre la puerta a que cada territorio acuerde “qué es y cómo se define”. “La nación -ha argumentado- no se identifica con los límites del Estado, tampoco solamente con la lengua; la nación, sobre todo, se identifica con una vocación, con un sentimiento y una manifestación de voluntad de ser nación”.

El debate sobre el modelo territorial está, en todo caso, a juicio del líder de los socialistas, sobre la mesa y tiene su “epicentro” en Cataluña. Es, de hecho, la voluntad de ofrecer una salida política al desafío soberanista lo que llevó ayer al PSOE a proponer la constitución de una comisión de estudio en el Congreso sobre esta materia. Sánchez, que este lunes conversó con el presidente del Gobierno, ha agradecido la disposición de Mariano Rajoy, y ha restado relevancia a la fecha en la que esta mesa de trabajo se ponga en marcha.

Más información

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, emplazó ayer a los socialistas a aplazar hasta el 2 de octubre, día después del referéndum, todo debate alternativo y centrarse este mes en frenar los planes de la Generalitat. Sánchez, ha concedido, que la discusión sobre una reforma territorial debe ser abordada “sin prisas”, pero apuesta por afrontarla con “valentía, rigor, solvencia y paso a paso”. “No se habla de los costes del no diálogo, que son enormes y no sólo económicos, sino también emocionales”, ha advertido.

Mientras tanto, dispuesto a un encuentro con Rajoy después de que el presidente se haya reunido hoy con Albert Rivera en la Moncloa, el secretario general del PSOE ha insistido en su determinación de ejercer una “oposición de Estado” y respaldar al Gobierno en su respuesta “proporcional y con mesura” al independentismo.

No ha querido apoyar abiertamente la retirada de urnas si el 1 de octubre el movimiento secesionista despliega todo el material para la celebración del referéndum, aunque asegura “entender” que “ante un hecho ilegal, el Estado tiene que garantizar la legalidad”. “Ahí me voy a quedar”, ha zanjado. Aun así, censura que el presidente de la Generalitat tilde de “golpe de estado” la prohibición de la consulta: “Lo que concluyo es que el señor Puigdemont ha leído poco sobre los golpes de estado y pocas constituciones”.

Hoja de ruta

El líder de los socialistas ha enunciado, además, sus prioridades ante el nuevo curso político, en el que propondrá un pacto de rentas que eleve los salarios un 2,5% de media el próximo año y un 3% en los tres ejercicios siguientes. Además, el PSOE se prepara para elaborar unos "Presupuestos alternativos" a los del Gobierno. Y este viernes el partido va a presentar más iniciativas, algunas encaminadas, ha anticipado Sánchez, al "desmontaje" de la actual reforma laboral.

Por otro lado, el secretario general del PSOE ha alejado la posibilidad de una moción de censura a Rajoy. Y aunque apuesta por la unión de la izquierda para lograr el cambio político "más pronto que tarde", insiste en no querer ser presidente "a cualquier precio".

Fotos