Rufián, impresora en mano: «Tengo una papeleta, pero es para consumo propio»

Rufián, impresora en mano en el Congreso. / Emilio Naranjo (Efe)

El diputado de Esquerra reta a la vicepresidenta a verse en las urnas el 1-O y ésta le recuerda que la Cámara Baja le permite incluso sus «teatrillos semanales»

NURIA VEGAMadrid

“Esto es lo que están persiguiendo, este es el cuerpo del delito, es una humilde Samsung republicana”. Impresora en mano, Gabriel Rufián ha retado desde su escaño del Congreso a la vicepresidenta del Gobierno a verse en las urnas el 1 de octubre y ha confesado que él ya cuenta con lo necesario para participar en el referéndum. “Le hago una confesión y espero que no me detenga, yo tengo una papeleta, lo confieso, pero le juro que es para consumo propio”, ha ironizado el diputado de Esquerra.

La máquina que ha exhibido en el hemiciclo como instrumento para imprimir los papeles de votación de la consulta ha asegurado que “no es tan peligrosa como una Ricoh, Epson o HP; no imprime billetes de 500 porque lo haría en blanco y negro”. “Dejen de hacer el ridículo, dejen de perseguir impresoras, hagan campaña por el no, y persigan a corruptos o ladrones”, ha zanjado.

Más información

Fuentes del Gobierno habían avanzado ayer que Soraya Sáenz de Santamaría se había preparado para el cara a cara con Esquerra. Otra cosa es si esperaban o no esta puesta en escena. “Este Gobierno al que tanto critica, este Estado que tanto le molesta y esta democracia que tanto le asfixia le permiten a usted hasta sus teatrillos semanales”, le ha espetado la vicepresidenta al representante de la formación independentista.

El voto de Colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado que votará en el referéndum del 1 de octubre porque considera importante movilizarse ese día aunque, al preguntársele por el sentido de su voto, ha respondido que "ya veremos".

En una entrevista este martes en Rac1, ha insistido en que el Ayuntamiento hará "todo lo posible" para que se pueda votar en la ciudad el 1 de octubre, pero ha recordado que la responsabilidad de poner las urnas es de la Generalitat porque es quien organiza el referéndum.

Ha asegurado que le "tranquiliza" la relación que tiene su partido, BComú, con el PSC -sus socios de gobierno- y, aunque existen diferencias respecto al referéndum, ha sostenido que la posición de los dos partidos es la misma: no comprometer a los trabajadores del Ayuntamiento.

“Usted puede venir hoy aquí -ha insistido- a decir lo quiera y traerse puesto lo que le venga en gana. Puede usted venir con eslogan de camiseta, puede usted hacer un resumen, como ha hecho, de los mejores tuits de la semana o puede incluso traerse la impresora para enseñarnos a hacer manualidades para fabricarse el referéndum en Cataluña”. Esta forma de funcionar del Congreso contrasta, a su entender, con el Parlamento catalán, donde su presidenta, denuncia el Gobierno, impidió expresarse a la oposición en el pleno en el que se aprobaron las leyes de desconexión. “La señora Forcadell mató la democracia y usted viene todos los miércoles aquí a darle sepultura”, ha sentenciado la número dos del Ejecutivo.

Menos visceral ha resultado el enfrentamiento con el portavoz de En Comú Podem. Xavier Domènech ha vaticinado que el Gobierno de Mariano Rajoy pasará a la historia por la corrupción y por echar “gasolina al fuego” en la crisis catalana, y ha anunciado que su grupo promoverá una comparecencia extraordinaria del presidente en el Congreso para abordar el conflicto soberanista. “Esto ha llegado demasiado lejos”, ha censurado.

La vicepresidenta, sin embargo, ha instado a Domènech a aclarar si es “demócrata a tiempo completo o parcial” y ha aconsejado a Podemos no hablar en nombre de todos los catalanes. “Se está contagiando demasiado de sus reuniones nocturnas con el señor Junqueras”, ha reprochado en referencia a la cena privada que mantuvieron Pablo Iglesias y el vicepresidente de la Generalitat el pasado 26 de agosto en Barcelona.

Fotos