Puigdemont ironiza con la posibilidad de que el Gobierno corte la luz: «Nos regalarán una jornada romántica»

Carles Puigdemont./Toni Albir (Efe)
Carles Puigdemont. / Toni Albir (Efe)

El presidente de la Generalitat advierte al Gobierno central y a los poderes del Estado español de que hagan lo que hagan, el referéndum se celebrará en cualquier caso

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha ironizado este jueves augurando una "jornada romántica" el 1-O, sobre los posibles cortes de luz en los locales de votación durante el referéndum. "Con su obsesión, todavía nos regalarán una jornada romántica. ???. Buenos días", ha publicado en su cuenta de Facebook sobre un eventual corte del suministro eléctrico.

El presidente hacía referencia a las informaciones según las cuales el Gobierno puede estar dispuesto a cortar la luz en los centros de votación para evitar que se celebre un referéndum el 1 de octubre.

“Tranquilo, sereno y determinado”, Puigdemont, ha advertido al Gobierno central y a los poderes del Estado español de que hagan lo que hagan, el referéndum se celebrará en cualquier caso. “Que hagan lo que quieran”, ha dicho sobre una posible aplicación del articulo 155 de la Constitución para suspender la autonomía, “votaremos igual”. Según Puigdemont, el Constitucional ya no puede “alterar la organización del referéndum”. El dirigente nacionalista, en una entrevista en TV3, ha asegurado que habrá papeletas y urnas -“buscando papeletas, el Estado ha acabado perdiendo los papeles”, ha señalado- aunque ha reconocido que la votación no será del todo “convencional”. “No es el referéndum ideal que hubiéramos preferido”, ha admitido. Eso sí, está convencido de que el Gobierno catalán “superará todos los obstáculos” y habrá 6.000 puntos de votación.

Puigdemont ha reiterado su disposición a hablar con Mariano Rajoy hasta el último minuto previo a la consulta. El presidente de la Generalitat cree que a partir del 1-O, y si los catalanes votan, será complicado para los políticos españoles que se han opuesto a la consulta. “A partir del día 2, los actores españoles quedarán superados e inhabilitados” para gestionar tanto la negociación para transición hacia la independencia como una nueva etapa autonómica, ha señalado. “Deberán dar explicaciones de por qué han renunciado a hacer política”, ha dicho. Eso sí, ha apuntado que tras el 1-O la llamada al diálogo que hará la noche electoral deberá “atenderse” de manera “irrenunciable”.

La Generalitat pide observadores de cualquier nacionalidad excepto española

El Gobierno de la Generalitat ha hecho un llamamiento a través de la página web del referéndum para que tanto observadores como visitantes internacionales supervisen la jornada de votación el próximo 1 de octubre. Entre otros requisitos para realizar trabajos de seguimiento, los candidatos no pueden ser españoles.

En la página web, replicada después de que su primera versión fuese cerrada por orden judicial, la Generalitat da la bienvenida a organizaciones o personas candidatas, que tienen que rellenar una inscripción con distinta documentación antes del 25 de septiembre, ser mayores de edad y ser de "cualquier nacionalidad" menos españoles. El gobierno catalán pide que los candidatos se abstengan de realizar comentarios en las redes sociales relacionados con la consulta independentista e informa de que la Sindicatura Electoral no asumirá los gastos de viaje ni alojamiento. También se invita a visitantes internacionales, que tampoco pueden ser de nacionalidad española, y que realizarán tareas de seguimiento.

Sobre la suspensión de la web, ha advertido de que no se le pueden poner puertas al campo. Y ha avisado que a cada suspensión, le sucederá una nueva apertura. Puigdemont ha apelado además a la gente que en estos momentos apuesta por la abstención en el referéndum. “La abstención refuerza a Rajoy”, ha avisado. Al PSOE le ha dicho que llega tarde, pero ha lamentado que nadie en la política española ha puesto aún una propuesta para resolver la cuestión catalana.

En cuanto a la reunión entre la Fiscalía y el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, que ya ha recibido órdenes para retirar urnas, ha afirmado que cada uno “hará lo que tiene que hacer”. “Cada uno en su papel”, ha asegurado. “Los Mossos son policía judicial, si les convoca el fiscal, deben ir”, ha añadido. no hagamos drama. Pero preguntado sobre si podrían llegar a retirar urnas, Puigdemont ha dicho que está “contemplado todo”. “Su prioridad es perseguir criminales”, ha matizado.

Fotos