Comitiva judicial y Guardia Civil, bloqueados durante horas en la consejería de Economía

Protestas por los registros en Barcelona. / Cristian Reino

Un millar de manifestantes, convocados por la ANC, bloquean la Rambla de Cataluña y deshinchan los vehículos de la Guardia Civil | El independentismo amenaza con movilizaciones permanentes hasta el 1-O

CRISTIAN REINOBarcelona

La comitiva judicial y los miembros de la Guardia Civil, que han entrado hacia las ocho de la mañana en la consejería de Economía, han permanecido atrapados durante horas en estas dependencias tras acabar el registro con motivo del 1-O porque miles de personas se han concentrado en el exterior y han impedido su salida.

Finalmente, los Mossos d'Esquadra han preparado de madrugada la salida de los guardias civiles, para lo cual han alejado de la entrada a los centenares de ciudadanos que siguen concentrados.

Sobre la 1.30 de la madrugada, los Mossos han alejado de la fachada a los centenares de ciudadanos que seguían concentrados pese a que los líderes de la ANC y de Òmnium Cultural habían dado por acabada la movilización poco antes de medianoche

Ha habido forcejeos entre la policía catalana y los activistas cuando mossos antidisturbios han establecido un perímetro ante el edificio para preparar la salida de los guardias civiles -antes han pedido por altavoz que la gente se apartara-.

Poco antes de las 2 una ambulancia se ha llevado a una persona que ha resultado herida durante el forcejeo con los antidisturbios, mientras los concentrados no han podido pasar de la acera central de la Rambla de Cataluña. Además, algunos de los concentrados han lanzado varios objetos contra la policía autonómica, especialmente latas de bebidas.

Los tres coches de la Guardia Civil que habían quedado a las puertas de la consejería han quedado destrozados, con las ruedas pinchadas, cristales rotos, pintadas y abollados, e incluso han sido desvalijados porque les han quitado las armas que había dentro, según fuentes policiales cercanas al instituto armado, que han confirmado posteriormente que gracias a la mediación de un político les han sido devueltas.

Hay que recordar que la competencia del orden público en la calle es de los Mossos d'Esquadra, que no han cargado en ningún momento contra los manifestantes.

Ante la sede de las dependencias autonómicas se ha montado un improvisado escenario desde el que han animado a los concentrados con música y, en diversas ocasiones, los dirigentes de la ANC y de Òmnium Cultural se han dirigido a ellos.

A última hora de la noche, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, y el de la ANC, Jordi Sánchez, se han encaramado en uno de los tres vehículos de la Guardia Civil que había en el lugar, para pedir a los concentrados que se disolvieran.

Cuixart les ha emplazado a manifestarse mañana, a las doce del mediodía, ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), y les ha pedido que se disuelvan, lo que ha sido recibido con gritos de "ni un paso atrás".

En el transcurso de las últimas horas, los máximos dirigentes de la ANC y de Òmnium Cultural han accedido al interior del Departamento de Economía, junto a los diputados de Junts pel Sí Lluís Llach y Roger Torrent para hacer de intermediarios.

Además, las diputadas autonómicas de la CUP Mireia Boya y Eulàlia Reguant se han encaramado también a un coche de la Guardia Civil con un megáfono para pedir a los concentrados "calma y tranquilidad" y que dejaran paso a los Mossos d'Esquadra.

Las diputadas han dicho a los concentrados que deben dar al mundo "una imagen de pueblo tranquilo y cívico".

Con relación a la forma de actuar de la policía autonómica, el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha hecho un comunicado interno en el que, según informa la Cadena Ser, señala a los agentes que es necesario ser "especialmente restrictivo y cuidadoso" a la hora de mantener el orden público en las manifestaciones a favor del 1-O.

La entrada y registro en la consejería de Economía ha sido ordenada por el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que investiga a una veintena de personas por los delitos de malversación, prevaricación y desobediencia por la preparación del referéndum del 1-O, convocado por el Gobierno de Cataluña y suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional.

En cuanto se ha hecho pública esta actuación, entidades independentistas han convocado a sus seguidores ante la sede de la consejería de Economía donde, según la Guardia Urbana, se han llegado a concentrar hasta 40.000 personas.

La operación ordenada por el titular del juzgado número 13 ha supuesto 41 registros y la detención de catorce altos cargos de la Generalitat, de los que tres han quedado en libertad tras negarse a declarar ante la Guardia Civil.

Sin que se conozcan detalles de su situación procesal, en el cuartel de la Guardia Civil de Travessera de Gràcia de Barcelona, se encuentran varios de los detenidos, entre los que destaca el secretario de Hacienda de la consejería de Economía, Lluís Salvadó. Además, algunos de los detenidos han sido trasladados a la Ciudad de la Justicia.

Radicalización

El tono de la protesta se ha ido radicalizando. Como muestra un botón: a primera hora, el que vociferaba algún grito contra España era silenciado, horas después esto ya no pasaba. Y además, los manifestantes amenazan con pasar toda la noche frente a la Consejería y afirman que no están dispuestos a dejar salir a la Guardia Civil del inmueble. Desde la puerta, quien ha arengado a los manifestantes para que no dejen salir a la Policía española ha sido la vicepresidenta de la Cámara catalana, Anna Simó, dirigente de Esquerra.

Todos los partidos soberanistas han hecho una llamada a sus bases para manifestarse ante Economía. Algunos de los lemas que se han impuesto han sido "esto es un golpe de Estado" y ha habido gritos a favor de la convocatoria de una huelga general. La tensión ha sido alta, aunque no se han registrado incidentes violentos. Además, más un centenar de estudiantes han cortado este miércoles por la mañana durante unos minutos la avenida Diagonal.

Los manifestantes han cortado la avenida a la altura de la zona universitaria e impedían la circulación del tráfico, pero poco después la Guardia Urbana ha restablecido la circulación. El Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) ha publicado un tuit en el que han llamado a los estudiantes a manifestarse: "¡Vaciamos las aulas, llenamos las calles!".

Algunos de los momentos de tensión vividos en la calle. / R. C.

Un ladrillazo en la sede del PSC

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) ha denunciado el ataque de unos desconocidos a una de sus sedes en Barcelona, donde han lanzado un ladrillo contra el cristal de la entrada y han sido agredidas dos personas.

Desde Twitter, los socialistas se han hecho eco del ataque a la sede de la federación del PSC en Barcelona, que ha terminado con cristales rotos y "dos compañeros agredidos". "Reiteramos el llamamiento a la calma, a desescalar el conflicto y a una solución dialogada", han escrito los socialistas.

El secretario de organización del PSC de Barcelona, Carlos Prieto, ya ha anunciado acciones legales: "Estamos bien. Vamos a poner denuncia, desearía que fuese la última de estos días. ¡Hace falta diálogo y acuerdo!".

Insultan a los Mossos d'Esquadra

La concentración de este miércoles frente a la sede de la Consejería de Asuntos Exteriores en la Via Laietana de Barcelona ha finalizado a las 18.00 horas con insultos a los agentes de los Mossos d'Esquadra por haber ayudado a desbloquear el paso a los coches de la Guardia Civil a los que los manifestantes cerraban el paso.

El medio centenar de manifestantes han increpado a los Mossos, que en su marcha han arrollado a un hombre de unos 60 años que se concentraba allí -que está siendo atendido por una ambulancia del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM)-, lo que todavía ha encendido mas el ambiente.

La concentración ha empezado a primera hora de la mañana, cuando agentes de la Guardia Civil han entrado en la sede y han salido sobre las 12:30 horas con el responsable del área TIC de la Consejería, Xavi Puig, detenido, aunque un grupo de agentes no ha podido salir entonces porque varias personas se han sentado frente a sus coches.

La CUP desafía a la Policía

La portavoz del Secretariat Nacional de la CUP, Núria Gibert, ha advertido a los agentes antidisturbios de la Policía Nacional apostados en la calle ante su sede: "Si quieren entrar tendrá que pasar por encima de nuestros cuerpos".

En declaraciones a los periodistas, ha dicho que sus diputados del Parlament Benet Salellas y Mireia Vehí se han acercado a hablar con los mandos policiales para saber por qué quieren entrar pero no les han respondido.

"No se han dignado a hablar ni a devolverles la palabra", ha lamentado Gibert, que ha añadido que la Policía ha intentado entrar sin una orden judicial y se lo han impedido.

A la vista de que la Policía Nacional no ha querido comunicarse con ellos, les han lanzado el mensaje de que estarán "dentro de la sede", que no les dejarán entrar y que para hacerlo deberán pasar por encima de sus cuerpos.

La portavoz 'cupaire' ha tachado de excepcionalidad absoluta que se pretenda entrar en la sede de un partido y ha recordado que la campaña del de la CUP sobre el referéndum continúa en toda Catalunya para "tejer alianzas de movilización permanente" hasta el 1-O.

"Recordamos que esto es un golpe de Estado y que los derechos políticos y sociales solo se han conquistado a lo largo de la historia con movilización en la calle", y ha afirmado que están tranquilos.

Durante la protesta, en la que se han congregado más de un millar de personas, los diputados 'cupaires' han lanzado mensajes llamando a la "resistencia pacífica" si actúa la policía, y han invitado a marcharse a los que no compartan su estrategia.

Finalmente, la veintena de furgonetas de la Policía Nacional que han estado junto a la sede central de la CUP en Barcelona este miércoles se han ido entre las 20 y las 20:10, tras más de siete horas.

La portavoz del Secretariat Nacional de la CUP, Núria Gisbert, ha emplazado al millar de concentrados a la puerta del local a continuar allí media hora más. "Esperemos a ver si se trata de un cambio de guardia o hemos ganado esta batalla", les ha dicho Gibert, aunque seguían concentrados a las 20:45.

Contenido Patrocinado

Fotos