Iglesias dice que los anticapitalistas están «políticamente fuera de Podemos»

Bescansa critica la actitud de Fachin y asegura que no defienden la independencia ni unilateral ni bilateral: «Quien la defienda que se busque otro partido»

EUROPA PRESSMadrid

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado que el sector anticapitalista que este domingo reconoció la "nueva república catalana" en un comunicado está "políticamente fuera de Podemos" por posicionarse en esos términos, aunque ha señalado que tendrán que ser los órganos del partido los que decidan cómo proceder.

Asimismo, el líder de la formación morada ha defendido la decisión de la dirección de tomar las riendas de su marca en Cataluña, Podem -en cuya dirección los anticapitalistas son mayoritarios-, tras los comportamientos de sus dirigentes y diputados autonómicos de acercamiento al independentismo, que habían generado "mucha alarma en los últimos días".

"Son posiciones legítimas pero que seguramente están más cerca de otras opciones políticas que de la nuestra y en Podemos, las alianzas electorales las deciden los inscritos, y nuestra obligación era devolver la capacidad de decisión al máximo órgano en Cataluña, que es la Asamblea Ciudadana", ha afirmado en declaraciones a los medios, en relación a la decisión de la dirección estatal de convocar una consulta entre los militantes catalanes para que decidan cómo concurrir a las elecciones del 21 de diciembre.

La «España plurinacional»

La dirección de Podemos se centrará desde este lunes en definir y consolidar su propuesta para solucionar no sólo el conflicto catalán sino también la crisis territorial en el conjunto del Estado, tras unas semanas en las que su postura se ha visto cuestionada, tanto fuera como dentro del partido, por su cercanía al bloque independentista, según sus críticos.

El partido morado defiende que siempre se han mantenido firmes en su oposición a la independencia de Cataluña y a la hoja de ruta de la Generalitat, y en su defensa de la "España plurinacional", del derecho a decidir y del diálogo como única solución. "Ni declaración unilateral de independencia ni 155: la única solución es un referéndum pactado", proclaman una y otra vez sus principales dirigentes.

Sin embargo, la equidistancia calculada que habían mantenido hasta septiembre ante el que denominaban "choque de trenes" del Gobierno y Govern se fue transformando, con el desarrollo de los acontecimientos, en una postura centrada principalmente en la exigencia de responsabilidades al Ejecutivo de Mariano Rajoy por la escalada de tensión en Cataluña.

Así, las detenciones de varios cargos de la Generalitat los días previos al referéndum ilegal y las cargas policiales durante 1 de octubre llevaron a Podemos a asumir un discurso de radical oposición a la gestión del Gobierno, al considerar que estaba "reprimiendo" lo que en el partido morado entendía como una "movilización legítima".

De hecho, Iglesias aseguró el 2 de octubre que no valía ser "equidistantes" entre quien había "utilizado la fuerza pública para reprimir a la gente y quien estaba proponiendo una movilización política". La petición de diálogo y de una mediación negociada entre el Gobierno y la Generalitat les volvió a situar en el mismo bloque de los independentistas, ya que ni el Ejecutivo de Mariano Rajoy ni el PSOE aceparon esta propuesta, lo que fue utilizado por sus adversarios para acusarles de estar sirviendo de "coartada" a los secesionistas.

El portavoz de ERC en el Congreso Gabriel Rufián ha criticado que Podemos "censure" al secretario general de Podem Cataluña, Albano Dante Fachín, tras acordar ayer la convocatoria de un referéndum entre los inscritos para decidir si acuden a las elecciones de diciembre en coalición con 'los comunes'. "Pena que un partido con el que compartimos tantas cosas se apunte a lo de censurar a gente digna con ideas legítimas. Un abrazo, Albano Dante", ha tuiteado Rufián.

Críticas internas por Cataluña

Estas críticas, sumadas a la bajada en la intención de voto a Podemos registrada en diferentes encuestas publicadas a lo largo del mes de octubre, comenzaron a generar dudas y cierto malestar en algunos sectores del partido, entre quienes entendían que el mensaje que se estaba difundiendo no se entendía fuera de Cataluña.

Esta postura fue verbalizada, entre otras, por la exidirigente Carolina Bescansa. "Me gustaría un Podemos que le hablase más a los españoles y no sólo a los independentistas", aseguró el pasado miércoles, tras hacerse público que había sido relevada como miembro de la Comisión Constitucional.

"Creo que hay muchas personas en Podemos que sienten lo mismo que siento yo. Creo que Podemos es un partido de naturaleza estatal, un partido español con un proyecto político para España. También es un partido con un proyecto político para Cataluña, y para Andalucía, pero es un partido con un proyecto político español, y yo creo que nos hemos olvidado de contarlo en esta crisis", añadió.

Sus declaraciones fueron recibidas con malestar en la dirección del Podemos y, ese mismo miércoles, además de reprochar a Bescansa que plasmara sus críticas en los medios de comunicación, los principales dirigentes del partido, desde todos los territorios, se volcaron en dejar claro que Podemos sí tenía un "proyecto para España" que "seduce".

Además, Bescansa publicaba ayer un tuit en el que aseguraba que el programa de Podemos es "inequívoco: no apoyamos la independencia ni unilateral ni bilateral. Quien la defienda debe buscarse otro partido", en referencia a Albano Dante Fachin.

En esta línea, el partido de Iglesias ha convocado para este lunes dos encuentros centrados en analizar y avanzar en su propuesta de "plurinacionalidad" y de un referéndum pactado, como única vía para solucionar el conflicto de forma dialogada y sin "imponer", según defienden.

Fotos