Llenan de pintadas y carteles el comercio de los padres de Albert Rivera en Granollers

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. / EFE

«No vamos a permitir que los golpistas acosen a mi familia ni señalen sus negocios; algo más propio de regímenes totalitarios», ha comentado el presidente de Ciudadanos

AGENCIASMadrid

El negocio de los padres del presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, ha amanecido este jueves lleno de pintadas intimidatorias y carteles independentistas en la localidad barcelonesa de Granollers.

El propio Albert Rivera ha advertido que "no vamos a permitir que los golpistas acosen a mi familia ni señalen sus negocios; algo más propio de regímenes totalitarios", y ha añadido que "los responsables de lo que ocurra en Cataluña estos días tienen nombres y apellidos: Carles Puigdemont y Oriol Junqueras".

"Uno está en política para intentar arreglar las cosas y no para fastidiarle las cosas a tu familia", ha manifestado el líder de Ciudadanos, lamentando que sus padres tengan que sufrir por culpa de unos "energúmenos".

Rivera, que anunció que se tomarán acciones legales contra este ataque al negocio familiar, ha denunciado que "los golpistas ya no solo se conforman con acosar a diputados, Guardias Civiles, concejales o funcionarios, sino también a sus hijos y familiares. No nos van a callar, los demócratas y el Estado de Derecho somos más fuertes".

Pintadas y carteles en la tienda de los padres de Albert Rivera. / R.C.

«Que pare esta locura»

Rivera ha pedido al presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, que "pare esta locura" del referéndum de autodeterminación previsto para el 1 de octubre; porque, mientras no lo haga, no será un interlocutor válido para el Gobierno central y a su juicio el diálogo sí podría producirse tras unas elecciones autonómicas.

"Le pido por enésima vez que pare esta locura; no podemos seguir con gente amenazada, con coacciones, con policías entrando en las instituciones (catalanas) porque se cometen delitos", ha declarado el líder de Cs en una entrevista en la cadena SER.

Rivera ha expresado su preocupación porque considera que los dirigentes independentistas quieren "tirar a todos" los catalanes "por un precipicio" y "de momento" no parece que ninguno de ellos esté dispuesto a "parar el golpe" y hablar.

En su opinión, el único que puede propiciar un cambio es Puigdemont. "Si dice que desconvocan el referéndum y dejan de cometer presuntos delitos, hay espacio para la política y el diálogo", ha afirmado, añadiendo que por ahora el PDeCAT y ERC están fuera de la democracia y de la Constitución.

«Hablar de lo que se ha hecho mal»

"Quienes están tirados al monte y cometiendo delitos no son interlocutores válidos", ha concluido el presidente de Ciudadanos, que ha pronosticado que el referéndum no se celebrará y se celebrarán elecciones autonómicas. "A lo mejor ahí podemos tener interlocutores nuevos" y el diálogo "puede venir después de unas urnas", ha apuntado.

Sobre esas eventuales conversaciones, ha indicado que su partido está de acuerdo en que se hable de las competencias del Estado; en definitiva, "de lo que se ha hecho mal y hay que corregir", pero hacerlo en todo caso después del 1-O. Sin embargo, ha subrayado que Cs también querría hablar de la coordinación entre Administraciones Públicas o de cómo garantizar la igualdad de todos los españoles, porque "no es legítimo ir siempre detrás de los partidos independentistas".

En cualquier caso, Rivera ha defendido que lo que hay que hacer ahora es apoyar al Gobierno de España y al poder judicial para que hagan cumplir la ley en Cataluña y se garantice la "convivencia". "No podemos hacer equidistancia en este momento", ha manifestado, si bien ha aclarado que Cs no comparte la actitud "inmovilista" del Ejecutivo de Mariano Rajoy y su visión de que "aquí no hay que hacer nada y España va muy bien".

Fotos