El obispo de Córdoba, en la fiesta del patrón de la Policía: «La patria está en peligro»

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, durante la homilía./Diócesis Córdoba
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, durante la homilía. / Diócesis Córdoba

«El amor a la patria brota del cuarto mandamiento de la ley de Dios, que nos manda el respeto a los padres e incluye obligaciones con la patria y sus legítimas autoridades», ha dicho Demetrio Fernández

CECILIA CUERDOSevilla

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha alertado este lunes de que tras los acontecimientos registrados en los últimos tiempos en Cataluña, “la patria está en peligro”. Y tras expresar su apoyo a la Policía Nacional “como colaboradores de Dios en don de la Paz”, ha atribuido la actual situación del Estado, “neurálgica y dolorosa”, a un contexto de “deterioro de la vida moral y un querer echar a Dios, quitarlo del medio”.

Fernández se manifestaba así durante la homilía de este lunes con motivo de la festividad del patrón de la Policía Nacional. Allí, y ante la plana mayor de las Fuerzas de Seguridad de Córdoba, ha subrayado que “se han vivido circunstancias muy dolorosas que nos hacen pensar que la Patria está en peligro”. “No se trata de dramatizar los hechos, se trata de constatarlos y saber ir a la raíz del remedio”.

Ante ese escenario, el obispo ha defendido que el “sentimiento patriótico no sólo es propio de facción o partidos políticos”, sino que “el amor a la patria brota del cuarto mandamiento de la ley de Dios, que nos manda el respeto a los padres e incluye obligaciones con la patria y sus legítimas autoridades”. Y tras insistir que no le corresponde a él decir cómo resolver una situación “nada fácil”, ha invitado a los fieles a “acudir a Dios y a la Virgen Inmaculada, patrona de España más que nunca”.

Para Monseñor Fernández, la situación generada por el independentismo catalán “no se improvisa” sino que “es fruto de una situación generalizada: volvamos a Dios que es el único que garantiza la fraternidad, el derecho de todos, también las peculiaridades de cada uno de los pueblos de España”, explicó. Y concluyó su intervención con un reconocimiento expreso de “apoyo y cariño” a la Policía Nacional a favor del Estado de derecho y el orden Constitucional”.

No es la primera vez que el Obispo de Córdoba entra a valorar situaciones que afectan a la vida política o social del país, en algunas ocasiones con cierta polémica. Fernández calificó la fecundación in vitro como “un aquelarre químico del laboratorio”, equiparó el aborto al asesinato y considero que “cuanto más varón sea el varón, mejor para todos en la casa”, subrayando que el rol masculino es el que “aporta particularmente la cobertura, la protección y la seguridad”, mientras que la mujer debe resignarse a un papel secundario de “dar calor al hogar, acogida y ternura”.

También alzó la voz para denunciar un supuesto plan de la Unesco para hacer “que la mitad de la población mundial sea homosexual”. Más recientemente, mantuvo en la diócesis a un sacerdote investigado por pederastia, limitándose a cambiarlo de parroquia, y no lo apartó hasta que no fue condenado.

Contenido Patrocinado

Fotos