Noche de acoso a los policías y guardias civiles desplegados en Cataluña

Manifestantes en Barcelona ante un furgón policial. / Yves Herman (Reuters) I EP

Hasta en seis puntos los agentes han sido hostigados en sus hoteles, comisarías y cuarteles en las últimas horas | La Fiscalía investiga si hubo amenazas o presiones ilegales

M. SÁIZ-PARDO / A. AZPIROZ / M. BALINMadrid / Barcelona

Empezó en Calella durante la tarde del lunes cuando la presión de los vecinos provocó que más de 500 policías y guardias civiles abandonaran los tres hoteles en los que dormían. Pero el acoso a los agentes de ambos cuerpos desplegados en Cataluña se ha ampliado a otras localidades durante la noche y también ya en la madrugada de este martes.

Según han informado fuentes de la seguridad del Estado, los escraches, protestas y manifestaciones multitudinarias contra los agentes del Ministerio del Interior se han reproducido a las puertas de los hoteles de los funcionarios en Reus, Lleida y, sobre todo, en Pineda de Mar, donde han tenido que intervenir los Mossos d’Esquadra para impedir que la multitud se aproximara a los dos establecimientos de la localidad que alojan a policías nacionales y facilitar que los agentes que volvía de patrullas pudieran entrar a los edificios.

Las presiones del Ayuntamiento de Pineda han conseguido –explicaron fuentes policiales- que los hosteleros echen a los policías, que mañana deberán abandonar la localidad.

De hecho, el gerente de dos hoteles de Pineda de Mar ha asegurado hoy en un comunicado que ambos establecimientos se han visto obligados a desalojarlos "bajo la amenaza de cierre durante cinco años" por parte del Ayuntamiento.

En el comunicado, difundido a través de las redes sociales, el gerente indica que, "debido a una reunión que hemos tenido con responsables del Ayuntamiento de Pineda de Mar, nos vemos obligados, bajo amenaza de cerrarnos los hoteles durante 5 años, a desalojar el contingente de Policías Nacionales de dos hoteles, Chekin Mont-Palau y Chekin Pineda el día 3/10/2017 antes de las 16.00 horas".

La situación también ha seguido tensa después de la medianoche en Barcelona. Los escraches se han sucedido frente a la sede de la Jefatura de la Policía Nacional en via Laietana y en los alrededores de la Comandancia de la Guardia Civil en Travessera de Gràcia.

Las jefaturas de ambos cuerpos han seguido muy de cerca durante la madrugada los incidentes y escraches por si surgiera la necesidad de movilizar a los más de 2.600 antidisturbios del Ministerio del Interior que están acantonados en tres ferris en los puertos de Barcelona y Tarragona y en varios cuarteles para proteger a sus agentes.

El operativo del Ministerio del Interior concluye, en principio aunque es prorrogable, el 5 de octubre, por lo que los agentes hostigados deberán ser reubicados en otros lugares o alojarse en los buques.

Investigación de la Fiscalía

La Fiscalía investiga las expulsiones de guardias civiles de los hoteles por si hubo amenazas o presiones ilegales. La Fiscalía General ha recibido información sobre las expulsiones de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de diferentes hoteles de Cataluña.

Esta información se está analizando para ver si procede iniciar actuaciones, si existen indicios de amenazas u otras presiones ilegales sobre los responsables de esos locales o los trabajadores de los mismos.

Contenido Patrocinado

Fotos