El negocio de los bolardos de seguridad

Alemania ha multiplicado por 300 su número de pedidos

ATLAS ESPAÑA

El soplete no descansa, en los últimos años han duplicado sus ventas. Las naves de almacenaje están llenas de bolardos y elementos urbanos de seguridad que son capaces de parar un camión de 7 toneladas a 60 kilómetros por hora.

Sevilla, Palma, Alicante o Madrid ya los han instalado tras los atentados. El sector ha crecido un 30 por ciento a nivel mundial y países como Alemania ha multiplicado por 300 sus pedidos.

Estas soluciones de seguridad son un método disuasorio para evitar ataques ante sólo son capaces de proteger zonas muy determinadas.

Fotos