Miles de personas piden «justicia» en Pamplona para los procesados de Alsasua

Miles de personas se manifiestan en Pamplona. / EFE/ATLAS

La manifestación estuvo encabezada por una pancarta con el lema 'Justicia, no es terrorismo' en apoyo a los jóvenes que agredieron a dos guardias civiles y sus parejas en un bar

EFEPAMPLONA

Miles de personas, 38.000 según la Policía Municipal y mas de 50.000 según al organización, se han manifestado este sábado por la tarde en Pamplona pidiendo «justicia» para los ocho jóvenes de Alsasua procesados por agredir a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de madrugada en octubre de 2016, un acto que consideran que «no es terrorismo».

Familiares de los procesados, que encabezaban la manifestación con una pancarta con el lema «Justicia. No es terrorismo», a la que seguían unas letras gigantes formando la palabra «Justizia», han recibido a lo largo de todo el recorrido el aplauso de miles de personas situadas a ambos lados de la marcha

La manifestación ha transcurrido sin ningún tipo de banderas, salvo una pancarta firmada por 'Jóvenes Altsasu' en la que se lee «No a los montajes policiales, jurídicos y mediáticos. Libertad y absolución».

De manera constante se han coreado gritos de libertad para los procesados, «altsasukoa askatu», que han arreciado a su paso por la delegación del Gobierno, donde se han escuchado también algunos silbidos y los portadores de «Justizia» se han desmarcado para pasar ante la puerta principal de la institución.

Los familiares de los procesados, tres de ellos en prisión preventiva desde hace ya mas de 500 días, han contado también con el apoyo del Gobierno de Navarra, partidos como Geroa Bai, Podemos, I-E y EH Bildu, y sindicatos como CCOO, ELA y LAB.

Asimismo, han señalado en el comunicado final, «casi cien mil personas han firmado el manifiesto de apoyo, 194 profesionales del ámbito del derecho, 88 diputados y senadores de 8 partidos políticos, 52 europarlamentarios desde Bruselas representantes de 15 países y 5 grupos parlamentarios de distinto color, numerosos ayuntamientos, más de 50 organismos sociales de Navarra, y numerosas personalidades del ámbito académico, de la cultura y del deporte».

Y han asegurado que no piden impunidad sino que exigen justicia porque «la exageración, la distorsión, la desproporción es tanta que mucho nos tememos que por un delito o por otro a nuestras hijas e hijos les impongan largas penas de cárcel que no se correspondan con la gravedad de los hechos».

«Hoy, al salir de casa hemos dejado las maletas preparadas para mañana temprano dirigirnos a Madrid, en ellas falta meter la fuerza de la solidaridad recibida hoy aquí», han indicado, y subrayado que dijeron que convertirían Pamplona «en la ciudad de la justicia y ha quedado patente que así ha sido».

En nombre de las familias, Edurne Goikoetxea ha comentado a los periodistas que está padeciendo una «injusticia que la ciudadanía también percibe» y no pueden permitir «que jueguen así como la vida de neutros hijos, con las cartas marcadas, negándoles un futuro solo por sus intereses».

Comienzo de juicio

Del juicio que empieza el lunes ha señalado que lo afrontan con poco optimismo porque les han rechazado pruebas y la recusación de la juez, casada con un miembro de la Guardia Civil y condecorada por este cuerpo, hechos en los que «apariencia de justicia no se ve».

Sí que se ha felicitado por que Aministía Internacional se haya fijado en este caso, pedido que no se califique lo ocurrido de terrorismo, criticado que se piden más de 370 años de cárcel para los procesados y anunciado que asistirá a la vista como observador.

El respecto Goikoetxea ha subrayado que sus hijos «están siendo objeto de una vulneración como en los países que ellos consideran de otro entorno. Quieren equipararse con una democracia homologable pero los hechos les están poniendo en la picota».

La portavoz del Ejecutivo foral, María Solana, ha comentado que su presencia en representación del Gobierno se debe a que en este caso «colisiona el principio de proporcionalidad con una prisión preventiva que dura mas de 500 días» y porque además, como «dijo el Tribunal Superior de Justicia de Navarra» este caso «lo justo» es que se juzgara en la Audiencia de Navarra.

«Es de recibo aparecer como garantes de la defensa de una justicia que debe ser igual para todas las personas, no puede ser que un código penal se aplique de una u otra manera dependiendo del código postal», ha afirmado, tras recordar que en su día el Gobierno «condenó lo ocurrido, apoyó a las víctimas de es agresión y pidió que se trabajara de manera justa, sin perder de vista lo que había ocurrido».

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E han insistido como ya dijeron conjuntamente este jueves en que sucedido «no fue» un acto de terrorismo y por tanto consideran «desporporcionadas» las penas que se piden para lo que sucedió.

«El país atraviesa una situación democrática de reversión y retracción de derechos y libertades» y hay que «defenderlas y pelear un cambio en el código penal», ha señalado Chechu Rodríguez, de CCOO, mientras que Txiki Muñoz, de ELA, ha apuntado que «el Estado es un león herido que necesita cambiar la agenda mediática y lo está haciendo con Alsasua», cuando «fue un altercado en una taberna tomando unas copas por la noche».

Contenido Patrocinado

Fotos