Cientos de miles de personas rechazan en Barcelona el desafío independentista

Manifestación en Barcelona./Efe
Manifestación en Barcelona. / Efe

Sociedad Civil Catalana cifra en 950.000 los manifestantes en contra de la independencia de Cataluña y a favor de la unidad de España

CRISTIAN REINO / AGENCIASBarcelona

Cientos de miles de personas, un millón según los organizadores y 350.000 según la Guardia Urbana, se han manifestado esta mañana en Barcelona a favor de “democracia, la libertad y estado de derecho” y en contra del proceso independentista impulsado por Carles Puigdemont. La mayor protesta celebrada en Barcelona a favor de la unidad de España y contra la secesión ha tenido lugar dos días antes del pleno de la Cámara catalana en el que se podría proclamar la secesión de Cataluña.

Más información

Organizada por la entidad antiindependentista Sociedad Civil Catalana, la protesta ha supuesto la mayor puesta en escena jamás vista del constitucionalismo en Cataluña y la visualización de que los contrarios a la independencia empiezan a movilizarse y reclaman que se les tome en cuenta en las decisiones políticas.

A la protesta ha acudido la plana mayor de Ciudadanos, con Albert Rivera e Inés Arrimadas a la cabeza. Por parte del PP, entre otros, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y el líder catalán, Xavier García Albiol. El PSC no ha asistido de manera oficial, pero la dirección hizo una llamada a su militancia a participar. Entre los asistentes estaba Josep Borrell, el exministro José Corbacho o el exfiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura, y el exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, han participado en la protesta, donde han pronunciado los discursos desde el escenario. Vargas Llosa ha cargado con dureza contra el nacionalismo. “La pasión puede ser destructiva y feroz cuando la mueve el fanatismo y el racismo”, ha señalado. “La que ha causado más estragos en la historia es la pasión nacionalista, que ha llenado la historia de Europa de sangre y de cadáveres”.

Según el novelista latinoamericano, “ninguna conjura independentista destruirá” la democracia española. “No queremos que los bancos se vayan” como si fuera una ciudad medieval asolada por la “peste”, ha señalado. Borrell, por su parte. ha advertido de que el proceso está “haciendo daño”. “Hay que parar y recuperar el seny”, ha reclamado y ha recordado que Cataluña ni es Kosovo ni es Lituania. “No más fronteras”, ha apuntado. Y a las empresas que han decidido trasladar sus sedes sociales, les ha reprochado que no lo hubieran dicho antes.

Por su parte, Josep Borrell ha dicho que "la convivencia está rota en este país, entre amigos, en las familias y en la calle". El expresidente socialista del Parlamento Europeo ha pedido a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que dimita de su cargo porque "no es lógico" que se atreva a decir que los que votan a determinados partidos poñiticos "no son catalanes". "¿Hemos perdido el conocimiento", se ha preguntado.

Además, Borrell ha afirmado que los que han asistido a la manifestación "son tan ciudadanos de Cataluña" como los independentistas. Sobre las empresas que están dejando Cataluña, el socialista les ha preguntado: "¿No lo podríais haber dicho antes?".

La manifestación “marcará un antes y un después”, según el manifiesto leído al final de la protesta. “Cientos de miles de personas, de Cataluña y del resto de España, nos hemos reunido en Barcelona para hacernos visibles y reclamar seny”, según el texto. “Ningún actor político debe obviar que los catalanes no nacionalistas formamos parte del paisaje y que somos también sociedad catalana. Se acabó la marginación: tenemos derecho a ser escuchados y a ser tenidos en cuenta”, ha reclamado SCC. “¡Que nadie vuelva a hablar de Cataluña como si fuera solamente de los nacionalistas!”, ha instado. “Le decimos al presidente de la Generalitat, que cuando hable en nombre del pueblo de Cataluña no se olvide intencionadamente de nosotros”, defiende la sociedad catalana opuesta al proceso.

El manifiesto ha cargado con dureza contra el nacionalismo, que lleva, según el texto, al “aislacionismo, a la marginalidad y a la pobreza”. “El nacionalismo es una ideología reaccionaria que es fuente de división y confrontación y ha escrito las peores páginas de la humanidad”, según el manifiesto. Por ello, la Cataluña no soberanista ha dicho “basta a un proceso que los nacionalistas han ideado para dividirnos”. Sí a la convivencia, sí a Cataluña, sí a España y sí a la Unión Europea”.

La marcha ha transcurrido sin incidentes y entre gritos de “no somos fachas, somos españoles”, “Puigdemont, a prisión”, “soy catalán, soy español”, “TV-3 manipuladora”, “Hemos estado callados mucho tiempo”. En torno a un centenar de autobuses han llegado a Barcelona procedentes de otros puntos de España para participar en la protesta. Quedan dos días para que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparezca en el Parlament con una posible declaración unilateral de independencia sobre la mesa.

Cuando aún faltaba una hora para el comienzo de la manifestación, unas 400 personas se concentraban frente al cuartel de la Guardia Civil de Travessera de Gràcia para agradecer a las Fuerzas de Seguridad la defensa del orden constitucional y su "ejemplar comportamiento" el 1 de octubre.

Manifestantes frente a un cuartel de la GC en Barcelona.
Manifestantes frente a un cuartel de la GC en Barcelona. / Efe

Los manifestantes, que también han exhibido banderas españolas y catalanas, han entonado el himno de la Guardia Civil ante la sede de la Jefatura de este cuerpo en Barcelona.

Contenido Patrocinado

Fotos