La madre de la niña de 4 años muerta en Valladolid sospechó de la pareja al ver la autopsia

La progenitora ha sostenido que ella no cometió ninguna agresión contra la pequeña, ni vio que nadie lo hiciera

EFEVALLADOLID

La madre de la niña de 4 años que murió el pasado 3 de agosto en Valladolid, supuestamente tras sufrir maltrato y abusos sexuales, ha explicado hoy en su declaración ante el Juzgado que solo sospechó que su pareja podía haber sido el causante de los sucesos una vez que conoció el informe forense.

La progenitora ha sostenido que ella no cometió ninguna agresión contra la niña, ni vio que nadie lo hiciera y, si lo hubiera percibido, hubiera actuado en consecuencia, ha explicado a los periodistas el letrado Luis Antonio Calvo, de la Asociación Clara Campoamor, personada en el caso como acción popular.

La Guardia Civil ha trasladado esta mañana a la madre de la niña, Davinia M.G. hasta el Juzgado de Instrucción Número 6 de Valladolid desde la cárcel militar de Alcalá Meco, en Madrid, para que prestara declaración dentro de las diligencias abiertas por la muerte de la niña, una comparecencia que ha comenzado sobre las 11:30 horas y se ha desarrollado durante aproximadamente tres horas y media.

La mujer ha considerado que ella actuó como pensó que debía actuar, como una buena madre, y ha manifestado que en algún momento no llevó al médico a su hija por miedo a que los Servicios Sociales pudieran quitarla la custodia, ha concretado el abogado.

La madre de la pequeña Sara acudió con la niña al pediatra el 11 de julio, al parecer por un uñero infectado, tras lo que los Servicios Sociales llamaron a la progenitora, ya que el especialista médico había alertado del estado en el que había observado a la pequeña.

Después, la niña contó a su madre que se había caído en casa y se había dado con una mesa, pero en esta ocasión no la condujo a ningún centro de salud por que temía que los Servicios Sociales, que habían contactado con ella previamente por un tema menos escandaloso, pudieran dejarla sin la menor a raíz de este golpe.

La progenitora ha manifestado que no pensó en ningún peligro de lesiones que pudieran causar el fallecimiento de la menor y ha subrayado en este sentido que cuando ella se marchó de casa a trabajar, sobre las 7.00 horas del 3 de agosto, fecha en la que pereció la pequeña, no tenía las lesiones que luego aparecieron.

Preguntado por daños que presentaba la pequeña, como una uña prácticamente arrancada, la madre ha asegurado que esa lesión no estaba cuando ella se marchó de casa aquella mañana.

Hasta el momento de conocer el informe forense, la madre todavía no desconfiaba de su pareja, Roberto H.H., aunque a partir de saber los datos de la necropsia es cuando achaca a su entonces compañero sentimental lo ocurrido con la niña, ha precisado Calvo.

Ella antes no había observado nada que tuviera que ver con supuestos abusos sexuales, no sospechó nada, ya que su pareja se portaba bien con ellas, era respetuoso, ha concretado el letrado sobre la declaración de la mujer.

En la comparecencia de la madre de la pequeña en el Juzgado han estado presentes el letrado del a Asociación Clara Campoamor y dos abogadas de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (Adavasymt), una de ellas por la personación de este colectivo también como acción popular y la otra en representación del padre biológico de la niña -un hombre que no era la pareja de la madre en el momento del suceso-.

También han acudido a la declaración, en presencia de la juez, la fiscal y los defensores de la madre y el compañero sentimental de la progenitora.

Ambos, la madre de la niña y Roberto H.H., la pareja de la progenitora cuando ocurrieron los hechos, se encuentran en prisión preventiva, comunicada y sin fianza desde que el Juzgado ordenó su ingreso en la cárcel el 5 de agosto.

Contenido Patrocinado

Fotos