Abren juicio a los Ruiz-Mateos por estafa al comprar un hotel en Mallorca

Álvaro Ruiz-Mateos./EFE
Álvaro Ruiz-Mateos. / EFE

Los seis hermanos serán juzgados de nuevo en Palma

EFEPalma de Mallorca

La jueza de Instrucción número 3 de Palma, Miren Blanco, ha decretado la apertura de juicio contra los seis hermanos Ruiz-Mateos (Zoilo, Álvaro, José María, Alfonso, Javier y Pablo) por estafa agravada en la compra del hotel Eurocalas de Mallorca en mayo de 2006 y ha fijado una fianza de 17,4 millones.

Los hermanos serán juzgados de nuevo en Palma después de que el pasado julio la Audiencia de Palma los condenara a penas de entre 5 años y 11 meses y 6 años y medio de prisión por estafa agravada y alzamiento de bienes en la compra de los hoteles Beverly Playa de Paguera y Beverly Park Maspalomas.

En el caso del que ahora se ha abierto juicio oral, la acusación particular, que ejerce la abogada Isabel Fluxà en representación del empresario denunciante, pide 6 años de prisión para cada uno de los seis hermanos así como para dos administradores de dos sociedades implicadas en la operación por un delito de estafa, y multa de 36.000 euros para cada uno de los ocho acusados. Reclama, además, una indemnización para Inversiones Grupo Miralles de 13,9 millones de euros en concepto de responsabilidad civil.

La Fiscalía pide para los ocho acusados también 6 años de prisión y multas de 54.000 euros para cada uno de ellos por estafa agravada, así como inhabilitación para el ejercicio de actividades mercantiles y de comercio y para la administración y dirección de empresas durante el tiempo de la condena, y que abonen una responsabilidad civil solidaria de 13,4 millones de euros.

Las acusaciones consideran que los seis hermanos y su padre, ya fallecido, participaron en la compra del establecimiento, firmada en mayo de 2006, mediante avales personales por 24 millones de euros omitiendo de forma deliberada en todo momento su insolvencia, aprovechándose de la credibilidad personal de la familia y empresarial de Nueva Rumasa, si bien ninguno de ellos tenía, ni tiene activo alguno a su nombre.

El precio de venta fue de 23,6 millones, de los que pagaron inicialmente 789.000 euros y quedaron pendientes 22,8 millones. Según las acusaciones, a los pocos meses de la operación dejaron de pagar las cuotas mensuales y alegaron un puntual problema de tesorería. Según el querellante, la información económica, financiera y la aparente solvencia de los avalistas fue falseada tras una rica apariencia con el único propósito de llevar a cabo la estafa.

Hipotecaron el hotel por 25 millones

En noviembre de 2006, dos personas que actuaron como intermediarios de los Ruiz-Mateos hipotecaron el hotel por 25 millones, un préstamo que subrogaron por dos veces en mayo de 2008 por 20 millones en entidades distintas, algo que imposibilitaba cumplir una cláusula resolutoria del contrato de compraventa para devolver el hotel a su primer propietario libre de cargas. Al haber dejado de pagar y mediante dichas operaciones hipotecarias, fue inviable la continuidad del hotel Eurocalas, incapaz de generar los recursos suficientes para hacer frente a semejante endeudamiento.

En enero de 2011, los acusados y el antiguo propietario del hotel renegociaron el pago rebajando la cuota mensual durante dos años y modificando uno de los avales a otra empresa del grupo Nueva Rumasa, Clesa. En febrero, los Ruiz-Mateos hicieron pública su situación y dos meses después Nueva Rumasa solicitó el concurso voluntario de acreedores.

El escrito de acusación detalla que al querellante le entregaron una memoria de 2009 con previsiones millonarias para 2010 cuando sus empresas estaban ya al borde de la quiebra. Calculan que de los 23,6 millones del precio de venta se han pagado 10,8, y quedan pendientes 12,8 además de más de 507.000 euros de intereses por la devolución de pagarés, con lo que cifran la estafa en 13,3 millones, a lo que añaden las actas de Hacienda, hasta 13.931.087 euros.

En su declaración, los acusados alegaron que toda la operación la dirigía su padre y que ellos se limitaban a obedecerle, al pedirles que avalaran los pagarés. El pasado julio, la Audiencia de Palma condenó a penas de entre 5 años y 11 meses y 6 años y medio de prisión a los seis hermanos por estafa agravada y alzamiento de bienes en la compra de los hoteles Beverly Playa Paguera (Mallorca) y Beverly Park Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana, Las Palmas). La condena suma 37 años y 11 meses de prisión.

Fotos