Turull: «Por mucho ardor guerrero que pongan, el referéndum se hará»

El consejero de la Presidencia, Jordi Turull. / Efe

La Generalitat esconde sus cartas a 5 días del 1-O y pasa al Parlament la patata caliente de la declaración unilateral

CRISTIAN REINOBarcelona

A cinco días para el referéndum sobre la independencia, el Gobierno catalán ha escondido este martes todas sus cartas y no ha querido dar los detalles sobre cómo piensa ejecutar la votación, toda vez que la consulta está suspendida y la operación de la Guardia Civil de la semana pasada dejó herida de muerte la logística.

Aunque la portavoz de Junts pel Sí, Marta Rovira, había afirmado que la administración catalana ya ha empezado a enviar las notificaciones a los miembros de las mesas electorales, el consejero de la Presidencia, Jordi Turull, ha evitado cualquier información sobre los preparativos. Tanto en lo que respecta a las mesas, al operativo policial, las tarjetas censales, el recuento o la sindicatura electoral. "Estamos muy cerca, lo haremos lo mejor posible", ha señalado.

"Por mucho ardor guerrero que pongan, el referéndum se hará", ha insistido Turull, en referencia a la invasión que a su juicio está haciendo el Gobierno central por "tierra, mar y aire" para intentar impedir la consulta. Turull, que ha anunciado una ofensiva legal por parte del Ejecutivo catalán para tratar de frenar lo que a su entender es una invasión de competencias por parte del Estado, ha advertido de que las consecuencias del 1-O son claras: si gana el sí, proclamación de independencia.

En cualquier caso, ha dicho que a quien corresponderá aprobar esta declaración de secesión será a la Cámara catalana. En caso de que el Estado impidiera la DUI, Turull no ha querido entrar cuál sería la posición del Ejecutivo catalán, para no entrar en contradicción con el diputado del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, que esta mañana ha descartado por completo la declaración unilateral.

Un «requerimiento de incompetencia»

Turull, además, ha anunciado una batería de iniciativas jurídicas contra las actuaciones de la Fiscalía; entre ellas, un "requerimiento de incompetencia" contra la instrucción dirigida a coordinar la Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos.

Según Turull, la instrucción del fiscal "altera la dependencia orgánica" de los Mossos, porque "los adscribe a un órgano de la administración del Estado que no forma parte de ninguna cadena natural de mando del cuerpo".

"Los Mossos harán el trabajo que deben hacer, tienen muy claras cuáles son sus competencias", ha afirmado antes de mostrar la "total confianza" del Govern en el conseller de Interior, Joaquim Forn, y en el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero. "No queremos quedar enganchados en esta telaraña y en esta discusión", ha concluido Turull.

Fotos